America Latina

September 7, 2017

Alimentos, petróleo y drogas: el triángulo de la corrupción chavista

More articles by »
Written by: analisislibre
Tags:

Gustavo Coronel / Washington D.C.

Cada día surgen más indicios de la podredumbre moral que caracteriza al chavismo, la cual se manifiesta a través de tres vías principales, por las cuales transitan los burócratas y militares del régimen.
 
ALIMENTOS
 
 La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, ha señalado nada menos que al reposero Nicolás Maduro como involucrado directamente en el negocio fraudulento de las cajas de alimentos que vienen desde México. Una investigación firmada por Roberto Déniz revela que la empresa Group Grand Limited tiene nexos estrechos con Maduro, con la corrupta ex- senadora Colombiana  Piedad Córdoba y con un empresario de Barranquilla de nombre Alex Saab Morán.  Según la investigación unos siete millones de cajas con groseros sobreprecios han salido desde el Puerto deVeracruz en México hacia una empresa llamada Comercializadora de Bienes y Servicios del estado Táchira (Cobiserta), adscrita a la Gobernación de esa entidad, en la frontera colombo-venezolana, empresa controlada por el gobernador de ese José Gregorio Vielma Mora,” un militar ligado a Hugo Chávez desde el golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, ver: http://runrun.es/nacional/323878/de-veracruz-a-la-guaira-un-viaje-que-une-a-piedad-cordoba-con-nicolas-maduro.html . El informe agrega que el contrato con la empresa Group Ground Limited es hasta por $340 millones de dólares, mientras que la empresa ha sido incorporada en Hong Kong con un capital de apenas $10.000, una típica empresa de maletín diseñada para el fraude.
Desde que la distribución de alimentos le fuese delegada a las Fuerzas Armadas este asunto se ha convertido en una gran tragedia más para los venezolanos. Estas revelaciones hechas por Luisa Ortega Díaz se combinan con lo denunciado en la prensa internacional sobre el negocio que hacen los militares corrupto venezolanos con esa actividad, ver:https://www.cbsnews.com/news/venezuela-goes-hungry-military-makes-money-by-trafficking-food/ Según esta información el General Marcos Torres se encontraba involucrado en este fraude. Documentos obtenidos por la Associated Press señalan  los negocios de este militar con empresas de maletín en Panamá, incluyendo una llamada Atlas Systems International y otra basad en Brasil llamada J.A. Comercio de Géneros Alimenticios, la cual posee una dirección fantasma cerca de Sao paulo.  Estas compañía también han sido señaladas de transferir hasta $5 millones a una cuenta suiza controlada por cuñados del ex-ministro de alimentación, el general Carlos Osorio., según documentos en poder de la Associated Press.
Enriquecerse a costa del hambre del pueblo es probablemente la peor especie de corrupción que pueda existir. La gente involucrada en estos crímenes debe ir presa por la pena máxima que contemple la ley venezolana. 
PETRÓLEO
 
La corrupción en el sector petrolero venezolano comenzó en firme durante la presidencia de Ali Rodríguez y se intensificó durante el largo período de Rafael Ramírez a cargo del ministerio del sector y de la empresa petrolera, convirtiéndose en una merienda de malandros grandes y pequeños durante la administración de Ramírez y de Del Pino. Hoy en día, debido a ajustes de cuentas entre malandros, la actual directiva obrero-militar de la industria petrolera está sacando a flote parte de la corrupción anterior, aunque no sea exactamente la corrupción que involucra a los obesos peces de las directivas de la empresa desde 2004 en adelante. Se están apresando algunos gerentes, entre ellos a un tal Pedro León, ex-zar de la faja del Orinoco y a unos ocho gerentes de PDVSA en Occidente, debido al desastre en el cual estaban las actividades en esas zonas quien parece haber sido una aspiradora de comisiones, mientras estuvo en la Faja. La verdad es que la corrupción en PDVSA ha sido gigantesca, como lo revelan los casos no investigados de Derwick Associates, Wilmer Ruperti, la gabarra Aban Pearl arrendada por PDVSA a Petromarine, las gabarras arrendadas a PetroSaudí, los taladros fantasmas, las compras fraudulentas hechas por Bariven, la comida podrida de PDVAL, el saqueo del Fondo de pensiones de los empleados de la empresa, los maletines de dinero para la Sra. Kirchner y para Evo Morales, los guisos con Albanisa en Nicaragua, los contratos con CAMINPEG y, literalmente, docenas de contratos dados a dedo, muchos a empresas de familiares de los gerentes. Esta orgía de corrupción fue tolerada por Ramírez y Del Pino y, de creer a la Asamblea Nacional en su informe sobre Rafael Ramírez y al Wall Street Journal, hasta promovida personalmente por este personaje, ver:  https://www.wsj.com/articles/u-s-investigates-venezuelan-oil-giant-1445478342. Por supuesto, en el caso de Ramírez el mismo Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela salió en su defensa “prohibiendo” que continuaran las investigaciones en su contra, en sentencia elaborada por la desprestigiada Sra. Gladys Gutiérrez Alvarado, quien dijo: ““se suspenden los efectos de la investigación iniciada e impulsada desde principios del presente año por la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional con relación a supuestas irregularidades ocurridas en la empresa Petróleos de Venezuela, S.A. durante el período comprendido entre los años 2004-2014, expediente signado bajo el N° 1648, incluyendo las actuaciones que al respecto desplegó en la misma los días 17 de febrero y 5 y 21 de abril de 2016; así como también de todos los actos derivados de esa o de cualquier otra investigación relacionada con los pretendidos hechos”…. Esta sentencia del TSJ confirma que la corrupción ahora denunciada por el infame Tareck Saab aplica solo para los pequeños peces y no para los grandes. Se trata, repetimos de un pleito entre los viejos y los nuevo malandros.
 
DROGAS
 
Que sepamos, nunca antes toda una pandilla gobernante había sido denunciada internacionalmente, miembro por miembro, por sus nexos con el narcotráfico y con el lavado de dinero derivado de estas actividades. Este es el caso del régimen chavista venezolano, vergonzoso nido de ladrones y asesinos. Desde la familia del Presidente Maduro, pasando por el vicepresidente El Aissami, el ministro del Interior Reverol, la jefa del CNE Lucena,  militares de alta graduación , miembros de la ilegítima Asamblea Constituyente y otros malandros menores, han sido iniciados de narcotraficantes, violadores de derechos humanos y lavadores de dinero. El dinero de la droga va a parar a los bolsillos del malandraje chavista.
Venezuela se ha convertido en el centro de distribución hemisférica y hasta  mundial de la droga. A diferencia de países donde el tráfico de drogas es una actividad llevada a cabo por pandillas a las cuales el gobierno trata de combatir, en Venezuela el  narcotráfico está controlado por el régimen.  La complicidad de sectores militares y de altos burócratas del régimen ha sido bien documentada y se piensa que la droga ha venido a suplir en parte las deficiencias en el ingreso petrolero, dinero que el régimen requiere para seguir financiando su maltrecho proyecto transnacional de cubanización en Venezuela y en América Latina. Este proyecto fue iniciado a principios del siglo, con la llegada de Chávez al poder y facilitado por su subordinación ideológica y política al régimen de los Castro en Cuba y ha servido para financiar campañas electorales en Perú, México, Argentina, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Ecuador, Bolivia y para mantener la tiranía castrista en Cuba. Hoy, con ingresos petroleros muy disminuidos, se ha impuesto una versión abiertamente criminal transnacional del Plan castrista-chavista, la cual  utiliza a empresas como PDVSA, Odebrecht (Brasil), Albanisa (Nicaragua)  y otras, así como mafias exportadoras de alimentos (Cuba, Argentina, México, Venezuela)  a sobreprecio, como vehículos para seguir llenando las arcas de la pandilla cleptocrática transnacional.   
Por eso y muchas  cosas más (como decía Luisito Aguilé)  se impone un juicio a los integrantes de esta pandilla transnacional, una tarea que rebasa los límites territoriales de cada país donde estos criminales actúan. Se trata de una conspiración regional de propósitos de poder político pero también con un objetivo de enriquecimiento personal como ha sido el caso de Lula, de la familia Chávez, de la pareja Kirchner – Fernández, de la familia Ortega, de la familia Castro y de varios otros líderes regionales quienes han servido de comparsa, entre ellos  Zelaya, Lugo, Morales y Mujica.
 
Justicia!  





0 Comments


Be the first to comment!


Leave a Reply

Your email address will not be published.