America Latina

marzo 9, 2012

EEUU permite extraditar a general (r) salvadoreño implicado en asesinato de religiosas

More articles by »
Written by: analisislibre

General (r) Carlos Eugenio Vides Casanova, ex Ministro de Defensa de El Salvador cuando fueron asesinadas las religiosas

PES.- Un tribunal estadounidense ha sentado las bases para la deportación de Estados Unidos de un exministro de Defensa salvadoreño por su implicación en casos de violación, tortura y homicidios extrajudiciales cometidos en El Salvador en la década de 1980, decisión que para Amnistía Internacional constituye “una gran victoria para las víctimas”.

El 23 de febrero de 2012 un juez de inmigración de Florida falló que el exgeneral Carlos Eugenio Vides Casanova, quien lleva viviendo en Estados Unidos desde 1989, podía ser devuelto a El Salvador por su participación en graves abusos contra los derechos humanos cometidos en la década de 1980.

Carolyn Patty Blum, asesora jurídica principal del Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA), con sede en California, quien representó a varias víctimas de tortura en la causa, dijo a Amnistía Internacional que el fallo del tribunal supone una importante victoria para sus clientes.

“Siempre nos propusimos ir a por los altos mandos, los que ocupaban puestos de autoridad, ya que fueron los artífices de los crímenes de lesa humanidad, de los planes sistemáticos», ha declarado Carolyn Patty Blum.

Vides Casanova fue el director general de la Guardia Nacional de El Salvador desde 1979 a 1983, cuando se convirtió en ministro de Defensa, cargo que ocupó hasta 1989. Ese año, él y su predecesor en el cargo de ministro de Defensa de El Salvador, José Guillermo García, —también presunto criminal de guerra— se fueron a vivir a Estados Unidos.

Unas 75.000 personas murieron durante la guerra civil de El Salvador, que se prolongó desde 1980 hasta 1992. La población del país fue sometida a abusos generalizados contra los derechos humanos, como asesinatos, desapariciones y torturas.

“Este fallo histórico demuestra que no existe un lugar seguro donde personas acusadas de cometer graves violaciones de derechos humanos puedan esconderse”, ha señalado Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa para América de Amnistía Internacional.

“Cuando Vides Casanova haya vuelto a territorio salvadoreño, las autoridades deben investigar las violaciones de derechos humanos de las que los tribunales estadounidendes lo han declarado responsable, así como otros delitos atroces que se cometieron durante el tiempo que ejerció el mando. Víctimas y sobrevivientes de tortura y homicidios extrajudiciales tienen derecho a que se haga justicia y a saber la verdad sobre lo que les sucedió”, sostiene Marengo.

Un largo proceso

Han sido necesarios años de trabajo jurídico —con algunos contratiempos en el proceso— para que los sobrevivientes de tortura, sus familiares y sus representantes legales consiguieran esta sentencia.

En una causa civil del año 2000, un tribunal estadounidense declaró que no se podía responsabilizar a Vides Casanova y García de las muertes de cuatro religiosas estadounidenses. Pero la batalla legal contra los dos ex ministros de Defensa prosiguió.

En una segunda causa civil del año 2002, se halló responsables a Vides Casanova y García de la tortura de tres civiles salvadoreños, entre los que se encontraba una mujer embarazada de ocho meses. Se ordenó a los dos exministros de Defensa que pagasen la cantidad de 54,6 millones de dólares estadounidenses a los sobrevivientes en concepto de daños y perjuicios.

En 2004 se produjo otro momento decisivo, cuando Estados Unidos aprobó una nueva ley antiterrorista que preparaba el terreno para deportar a personas que hubiesen ayudado o participado en torturas u homicidios extrajudiciales.

Con esta nueva oportunidad que ofrecía la ley, el Centro de Justicia y Responsabilidad presentó sus casos ante los Departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia, lo que finalmente dio lugar al fallo recientemente emitido contra Vides Casanova.

El Centro de Justicia y Responsabilidad tiene además la esperanza de que ahora se produzcan avances en el proceso de deportación de García. 






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.