America Latina

July 5, 2019

Dos nuevos reveses para Maduro

More articles by »
Written by: analisislibre
Tags:

 

 .

Francisco Olivares

Dos reveses internacionales y dos graves violaciones a los DDHH ocurridos en la última semana han marcado a Nicolás Maduro como uno de los jefes de Estado que se colocan al margen de la ley de los países democráticos.

Uno de ellos es el demoledor informe de la ONU que suscribió Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Derechos Humanos y el otro son las revelaciones de quien fuera su mano derecha en los temas de inteligencia del régimen, el general Manuel Cristopher Figuera.

Ambos eventos han sido potenciados por dos acciones propias de los regímenes militares más violentos que han existido en este continente como fue la tortura que ocasionó la muerte del capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo y el ataque al indefenso joven tachirense de 16 años, Rufo Chacón, por parte de funcionarios de la Policía de la entidad, al que le incrustaron 52 perdigones en el rostro dejándolo sin vista por el resto de su vida.

Es factible que el gobierno de Maduro esperara un informe desfavorable de la Alta Comisionada de la ONU pero no de la dimensión del que ha resultado, donde la narración de los hechos describe a Venezuela como un país donde no hay democracia, que mantiene a su pueblo en una situación de crisis humanitaria, como responsable de una diáspora de 4 millones de seres humanos, que no respeta los poderes elegidos por el voto popular, que tortura y que ha ejecutado a 5 mil personas en manos de cuerpos de seguridad, entre otros aspectos en los que se violan los DDHH.

Si bien ese era el día a día del venezolano, la ONU con este informe certifica internacionalmente lo que ha ocurrido y lo que se ha denunciado desde hace más de 15 años.

Desde el alto poder se esperaba, que una mujer que fue parte del primer gobierno socialista de América, electo por el voto, aliada y amiga de Hugo Chávez, influyera en los resultados, exaltando que las sanciones de EEUU y la Unión Europea eran las causantes de la crisis y al mismo tiempo minimizando las muertes, presos y torturas, calificando a sus víctimas como “terroristas” que pretenden derrocar a Maduro.

Debe reconocerse que lo expuesto en el informe ha sido una tarea ardua en la que han participado distintas ONG de derechos humanos, nacionales e internacionales, quienes han dedicado sus vidas a sustanciar el drama venezolano. Los dirigentes políticos locales y extranjeros, quienes desde distintas posiciones igualmente han trabajado y persistido en esas denuncias. También las víctimas y sus familiares que no han permitido que sus historias queden ocultas en el círculo íntimo familiar; si no que, aún bajo amenazas, prisión y exilio, han salido a la calle a denunciar y a entregar sus testimonios en tribunales internacionales.

Al mismo tiempo que el informe ahora lo maneja la comunidad internacional; en Washington, se encuentra quien fuera un hombre clave de la seguridad del Estado de Nicolás Maduro, colaborando estrechamente con ese gobierno “con el propósito de buscar auxilio para que ayuden a liberar a mi país de la desgracia que está viviendo” según sus propias palabras.

Se trata del general Manuel Cristopher Figuera quien dio detalles de cómo el propio Maduro en sus reuniones en Fuerte Tiuna según él daba “órdenes directas para cometer abusos, incluyendo detenciones arbitrarias, siembra de evidencias y torturas” y cómo se ejecutaban dichas órdenes.

Pero hay detalles en sus confesiones públicas que deben preocupar al alto gobierno en las cuales dice mantener todavía contacto con altos funcionarios, generales, viceministros y directores de entes públicos “que detestan a Maduro pero que por el momento tienen miedo de actuar.

A Cristopher Figuera le han levantado las sanciones que le habían impuesto el Departamento de Estado y ahora es recibido por altas figuras de Washington; un ejemplo de la negociación de los emisarios de Trump que pone a pensar a quienes se hunden en el país junto a Maduro.

Tanto el informe como las filtraciones que comienzan a ampliar ese gran expediente, habrá de comprometer en instancias internacionales no solo al Presidente, sino a todos los altos funcionarios, jefes militares y ministros que conforman el sector gobernante.

Twitter: @folivares10






0 Comments


Be the first to comment!


Leave a Reply

Your email address will not be published.