America Latina

August 12, 2017

Existen pasos previos a una acción militar regional en Venezuela

More articles by »
Written by: analisislibre
Tags:

Gustavo Coronel

Washington DC

La opción militar planteada por Trump para el caso venezolano no tiene por qué ser la inmediata. Pensamos que todavía hay opciones diplomáticas y sanciones que no se han puesto en práctica y que pueden ser muy efectivas. La opción militar, de llevarse a cabo, no debería ser una iniciativa unilateral de los Estados Unidos sino una acción regional, de cascos azules. Sinceramente, no confiamos en la estabilidad mental del Presidente Trump.

Los pasos previos a una opción militar pueden incluir:

1.    El desconocimiento regional del narco-régimen de Nicolás Maduro. Ya Perú ha mostrado el camino. Que impide que los 20 países de la región que ya desconocen la prostituida Asamblea Constituyente puedan hacerlo? Estos 20 países representan el 90% de la población de la región. Esa medida aislaría y debilitaría significativamente al narco-régimen. Si la Unión Europea decidiera acompañar este paso, ello sería un noble golpe al malandraje chavista;

2.    Orden de captura internacional para algunos de los criminales del narco-régimen. Si ya han sido identificados como criminales, no es posible dar ese paso adicional?

3.    Acentuar las sanciones individuales y aplicar sanciones económicas, incluyendo las petroleras, bien combinadas con un programa humanitario masivo organizado por la región y coordinado por la Cruz Roja Internacional. Ello sería un doble golpe para el narco-régimen: uno a sus maltrechas finanzas y otro a su incompetencia, al no ser capaces de proveer de alimentos y medicinas al  pueblo

Solamente de no ser efectivas estas medidas se puede pensar en una opción militar de la región, una acción policial, más que militar, ya que no hay intención de ir en contra del país sino en contra de la pandilla que mantiene al país en rehenes. Esta acción estaría diseñada para poner a los malandros en la cárcel, una pandilla de varios centenares de ladrones y violadores de la leyes venezolanas.

La situación interna de Venezuela es caótica. Se ha agravado más aún en los últimos días  ya que una porción del liderazgo político ha hecho caso omiso de lo que más de siete millones de venezolanos decidieron en la consulta popular del 16 de julio. Allí respondieron afirmativamente a las tres preguntas que se le plantearon. La tercera decía:

“3) ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido a la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?

Sin embargo, parte de la MUD y de la Asamblea Nacional han desconocido ese mandato. No solo guardan silencio frente a la renovación criminal que hace la prostituida Asamblea Constituyente de la presidencia de Maduro y de las jineteras morales del CNE, sino que acceden a compartir su recinto con la prostituyente, una acción de vergonzosa sumisión.  Más aún, se preparan para ir a unas elecciones guiadas por las jineteras morales del CNE, las cuales ni serán libres, ni serán transparentes, ni serán las que exige el país, es decir, elecciones presidenciales.

Los venezolanos no votamos por esta bajada de calzones de los líderes de la oposición. Por ello, aunque mis buenos amigos me regañen de nuevo por mi intemperancia, digo que Henri Falcón, Manuel Rosales y quienes los siguen, están entregando el país en manos del narco-régimen, insistiendo en coexistir pacíficamente con el malandraje chavista. Así lo dice hoy, una vez más, en vulgar declaración patriotera Henri Falcón: Insolente Trump. Este peo es nuestro. Resuelve los tuyos que son bastante”. Le digo al fino Falcón que el problema venezolano en manos de gente como él no se resolverá jamás.

Hay dignos líderes venezolanos presos físicamente por el narco-régimen, por defender nuestra democracia y nuestra libertad.  Hay, tristemente, líderes de la oposición mentalmente presos por el narco-régimen, debatiéndose entre sus apetencias personales de poder y sus prejuicios patrioteros sobre la “planta insolente del extranjero”. Ya vendrán los discursos grandilocuentes y patrioteros de Escarrá, de Padrino López y Darío Vivas o María iris varela, los cuales tendrán eco en Falcón, Rosales y algunos otros súper-patriotas que, sin embargo, oxigenan hoy de manera sumisa a un narco-régimen que es rechazado por el 90% de los venezolanos.

Venezuela está en un caos que llama a cada venezolano a examinar su conciencia.  ¿Queremos ser parte de la podredumbre chavista, cueva de narcotraficantes, ladrones, lavadores de dinero y violadores de los derechos humanos? ¿Queremos negociar con este malandraje? ¿Queremos coexistir pacíficamente con ellos e ir a unas elecciones manejadas por ellos, las cuales serán amañadas, como ya está documentado hasta la saciedad? ¿Tiene razón Falcón al decir que el problema venezolano solo lo resuelven venezolanos como él? ¿Está haciendo la MUD lo que el país le dijo el 16 de Julio que hiciera? ¿ Es barrer la basura debajo de la alfombra limpiar verdaderamente la casa? ¿Ahora que el mundo parece estar decidido a ayudarnos, vamos a rechazar su ayuda porque ella “interviene” en nuestros asuntos?  ¿No nos da vergüenza que el  presidente del Perú rechace hablar con el dictador Maduro mientras alguna de nuestra oposición lo valida con sus cobardes acciones?

Todos los venezolanos debemos adoptar una posición. Yo estoy a favor de la salida del poder del narco-régimen, lo antes posible. Estoy en contra de cualquiera modalidad de coexistencia pacífica con el narco-régimen. Rechazo la actitud sumisa e interesada de algunos falsos líderes de nuestra oposición. Celebro la decisión que muestra el mundo externo al rechazar y condenar al narco-régimen chavista. No me opondría a una acción policial regional en contra de ese narco-régimen, sobre todo porque ya vemos como parte del liderazgo político venezolano no es capaz de mantener una postura de digna resistencia frente a la dictadura. Reconozco el liderazgo de Leopoldo, María Corina y Antonio Ledezma y de los líderes jóvenes hoy en prisión o en la resistencia.  Admiro esa resistencia digna e indoblegable de millones de venezolanos quienes se merecen un país decente. Desprecio el lumpen semi-analfabeto que integra la soldadesca del narco-régimen y vive de las limosnas que les dan los dirigentes de la pandilla. Compadezco al pueblo pobre venezolano que creyó en esos bandidos y que hoy está en peor situación que la que tenía al llegar el chavismo al poder, porque ellos solo son culpables de haberse dejado engañar por las promesas de los ladrones. Combato a quienes en Venezuela y en el exterior están vendidos al narco-régimen por dinero y privilegios, desde los miembros de la prostituyente hasta los miserables embajadores del régimen y los mercenarios políticos e intelectuales que reciben su pago en varios países del mundo.

La pelea es peleando y me siento orgulloso de pertenecer a una Venezuela que nunca se rendirá, al gran ejército de la diáspora venezolana.






0 Comments


Be the first to comment!


Leave a Reply

Your email address will not be published.