Actualidad

mayo 30, 2020

La Fiscal Insolente

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

..

» …después de 16 años, esta funcionaria necesita algunos meses para verificar si los hechos denunciados por medio mundo son competencia de la CPI.»

.

 

 

 William Cárdenas Rubio-Vargas
Análisis Libre . Madrid

La Fiscal de la Corte Penal Internacional, la gambiana Fatou Bensouda, ha dado una declaraciones sobre el Caso Venezuela que cursa en su despacho, durante un encuentro telemático con Parlamentarios de la Unión Europea.

A la Sra Fiscal, ya no le resulta suficiente el lapso transcurrido desde el año 2004, cuando conoció de los primeros crímenes de lesa humanidad ocurridos en Venezuela, en su condición de Vice Fiscal, en los tiempos en que el Fiscal Moreno Ocampo hacía lo que le venía en gana en esa alto órgano de la justicia universal.

Ahora Fatou Bensouda nos anuncia “Que ha hecho avances significativos en el examen preliminar abierto el 8 de febrero de 2018, y  espera tomar decisiones en los próximos meses”.

Pero lo más insólito es que agrega: “Espero resolver la evaluación sobre la jurisdicción de la materia en el curso de este año”. Es decir, que aún tendremos que esperar unos cuantos meses, que más que seguramente consumirán el resto del 2020.

Es decir, después de 16 años, esta funcionaria necesita algunos meses para verificar si los hechos denunciados por medio mundo son competencia de la CPI. Obviamente, la Fiscal se burla, no ya del pueblo venezolano al que agrede con su negligencia, omisiones y complicidad con los criminales, sino ue aprovecha el desconocimiento de los europarlamentarios sobre la materia, para hacerles creer una versión que aparenta que ella está cumpliendo con sus obligaciones.

Que insolencia más elocuente. Además agrega: “En caso que concluya que la CPI tiene jurisdicción, su oficina hará una evaluación de admisibilidad , lo que incluye analizar los posible procedimientos relevantes”.

Que barbaridad, vale decir, que aún después de reconocer la jurisdicción de la CPI, tendrá que tomarse otros meses más para declarar la admisibilidad y el consecuente inicio de la investigación.

Obviamente, lo que persigue la Fiscal es hacer coincidir este momento con su salida de la Fiscalía, prevista a mediados del año próximo, por vencimiento de su período de 9 años.

Está claro que la única posibilidad de que en La Haya se inicie una investigación es que Nicolás Maduro y su mafia salgan del poder, caso en el cual, Fatou Bensouda no tendría ningún motivo para protegerlos.

Pero por si faltara algo, esta hipócrita funcionaria reconoció: “La frustración que ha sido expresada sobre que la Fiscalía ha ido a tiempo lento en el tema venezolano”; para inmediatamente añadir que ella ha recibido dos remisiones para investigar crímenes de lesa humanidad en Venezuela, la de seis Estados Parte (Colombia, Canadá Paraguay Perú, Chile y Argentina) para investigar supuestos abusos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes opositores; y otra del propio ejecutivo de Maduro debido a las sanciones económicas impuestas por los EE.UU.

Y agregó:“Tenemos que analizar por separado toda la información que hemos recibido, lo que podría cambiar más tarde si determinamos que ambas situaciones están suficientemente vinculadas”. Con esto justifica un eventual retraso de la investigación por la posible acumulación de ambas denuncias, que  son como agua y aceite, pero que  el pasado 19 de febrero, fueron ya radicadas en la Sala de Cuestiones Preliminares III, cuando la denuncia de los seis Estados Parte había sido atribuida inicialmente a la Sala de Cuestiones Preliminares I.

Estamos ante una mentirosa compulsiva que actúa desde la más alta esfera del órgano fundamental de la Justicia Universal, de quien depende el monopolio, casi exclusivo, de la acción penal de los más graves crímenes contra la humanidad.

A quienes llevamos casi 20 años en la búsqueda de una jurisdicción alternativa para que las víctimas de los crímenes de lesa humanidad en Venezuela puedan ser investigados, juzgados y sancionados los responsables, sólo nos mantiene la esperanza en la justicia internacional, por una parte, saber que estos crímenes no prescriben; y por otra, que en algún momento estas complicidades se agotarán, entonces ni Bensouda ni nadie podrá evitar el castigo de los criminales.

También, sabemos que entre cielo y tierra no hay nada oculto, y que si en algún momento afloran los oscuros motivos que motivan la irregular conducta de Fatou Bensouda, ella no podrá oponer ante ellos la inmunidad que hoy la protege.






One Comment


  1. Ricardo koesling

    NADIE QUIERE INVERTIR TIEMPO Y DINERO, EN AVERIGUAR LA VIDA ECONÓMICA DE LA FISCAL MAS CORRUPTA DEL PLANETA ASI MISMO DE TODA ESA FISCALIA.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.