Actualidad

febrero 1, 2021

La última jugada de Nicolás Maduro

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

 .

 

-El 3F sabremos si Maduro irá a la cárcel en La Haya

.

William Cárdenas Rubio
Analisis Libre, Madrid

Se mueven las piezas en una siniestra partida de ajedrez, en la que cada desplazamiento deja un rastro de sangre y dolor. Lo que hay en juego es muy importante: Nicolás Maduro trata a toda costa de evitar que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional quede en manos de un Fiscal que no le garantice la impunidad que hasta ahora le ha proporcionado la Fiscal saliente, la gambiana Fatou Bensouda.

Para ello no escatima en gastos. Nos imaginamos a la embajadora del régimen en los Países Bajos, Haiffa el Aissami, la hermana de Tarek el Aissami, ofreciendo villas y castillos (Millones de €) a los miembros de la CPI, si sus deseos son satisfechos.

Los cómplices de Maduro en esta trama son muy importantes, José Luis Rodríguez Zapatero, el ex presidente español, aliado de todas sus aventuras internacionales; el ex juez Baltasar Garzón, hoy abogado de piezas sueltas del régimen perseguidas por la justicia internacional, como Alex Saab, preso en Cabo Verde, o Hugo Carvajal, huido de la  justicia española y de los EE.UU; y el flamante Alto Comisionado Europeo para Asuntos Exteriores, Josep Borrel.

Estos participan junto a Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, alianza que gobierna en España, cooperadores necesarios, pues han logrado presentar y respaldar la candidatura de Carlos Castresana, un fiscal español, con el que pretenden alcanzar el próximo miércoles 3F el consenso necesario, para que su elección garantice la impunidad de Maduro y otras prominentes figuras del régimen.

Es la operación más vergonzosa vista en los últimos tiempos, y crea sombras muy difíciles de disipar acerca del futuro de esa Corte Penal Internacional si esto llega a materializarse. Las consultas previas a los Estados Parte colocan al candidato español sólo con el 13% de las preferencias, frente al británico y el irlandés, que superan el 40% , y aún así pretenden que sea el candidato de consenso.

El candidato español fue promovido después de haber quedado en sexto lugar en el proceso inicial de pre selección llevado a cabo por el Comité designado al efecto. Y luego, con el argumento de que la elección debería ser por consenso, se aumentaron de 4 a 9 los pre candidatos, incluyendo entre ellos a Carlos Castresana, con el que se busca evitar que se inicie una investigación por los crímenes de lesa humanidad que han ocurrido en Venezuela, cuya autoría ha sido atribuida a los cabecillas del régimen chavista.

Lo cierto es que el artículo 42.4 del Estatuto de Roma dice taxativamente que el Fiscal debe elegirse mediante votación secreta con la mayoría absoluta (mitad más uno de los votos), y nada menciona del manoseado y nauseabundo consenso, utilizado en este caso por los intereses más abyectos.

Todo está ocurriendo ante la inacción de un mundo afectado por el Covid19, que no tiene capacidad de reacción ni respuesta, y que perpleja aceptó que la Asamblea de Estados Parte cerrara en falso la elección que debió producirse el pasado mes de diciembre, lo que significó el triunfo del mal sobre el bien, en una partida en la que los actores están muy bien identificados.

Los informes de los Altos Comisionados de Derechos Humanos y de la Comisión Independiente de Expertos  de la ONU;  de los expertos de la OEA; de los 6 Estados Parte que han denunciado a Maduro ante la CPI, y de las víctimas, que han denunciado esos crímenes a través de organizaciones sociales, dejan claro que el Caso Venezuela es un caso sangrante de violación de derechos humanos.

Menos mal que estos crímenes no prescriben y que la jurisdicción de la CPI es, en cualquier caso, complementaria de la jurisdicción nacional.

 

CICIVEN






One Comment


  1. G.kiferle

    Articulo de todo respeto!!!
    Sigue asombrandome, aunque ya no haya sorpresa..como las autoridades internacinales nada puedan frente a hechos com esos, inconcebibles por una mente humana sana!!!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.