Actualidad

diciembre 18, 2020

La verdad sobre el informe de Fatou Bensouda, la fiscal de la Corte Penal Internacional 

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

.

 La Fiscal Fatou Bensouda, al presentar su Informe Anual 2020, divide de manera artera, el examen preliminar de Venezuela en La Haya, para tratar de sustraer a los responsables de los más graves crímenes de lesa humanidad.

.

.

William Cárdenas Rubio-Vargas
Analisis Libre, Madrid

Si alguien tenía dudas acerca de la verdadera intención de la denuncia presentada en febrero pasado  por el Canciller Jorge Arreaza en nombre de la República,  ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, por los supuestos crímenes de lesa humanidad contra el pueblo venezolano, consecuencia de las sanciones de los EE.UU, hoy le ha quedado despejada la incógnita, con el Informe Anual presentado por Fatou Bensouda.

El verdadero propósito de esta denuncia, cuyo examen preliminar fue identificado como Venezuela II, no era retrasar el examen Venezuela I, provocando su acumulación con las denuncias presentadas por particulares, ONGs, seis Estados Parte, fundados en el Informe de los Expertos de la OEA, los informes de los Altos Comisionados de la ONU, y el de la Misión Independiente de Determinación de los Hechos, también ordenada por las Naciones Unidas.

El verdadero propósito era el de dividir la causa, en términos de que los crímenes de masas más graves, tipificados en los literales a), b), d)  y k) del artículo 7 del Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional (ERCPI), como asesinatos; exterminio por falta intencional de alimentos y medicinas; desplazamientos forzoso de 5 millones de personas; y actos  inhumanos que causen intencionalmente grandes sufrimientos; fueran atribuidos a las sanciones del gobierno de los EE.UU, y que la imputación de la responsabilidad vaya dirigida a personas distintas de los verdaderos culpables.

Todo ello para procurar que el Examen Preliminar de la investigación denominada Venezuela I, se limite a la eventual investigación de los crímenes de encarcelaciones ilegales, torturas violaciones y persecución, tipificados en los literales e) f) g) y h) del artículo 7 del ERCPI; buscando ventajas desde el punto de vista de la penalidad, y tratando de eludir la responsabilidad de los altos cargos, para que esta se dirija a funcionarios de menor jerarquía dentro de los cuerpos de seguridad.

Esto sólo se logra con la presencia en la Fiscalía de la Corte Penal Internacional de una funcionaria cómplice, que desde el primer momento ha tratado de impedir que se iniciara la investigación de unos crímenes que conoce desde hace 16 años, cuando cumplía funciones de Vicefiscal del argentino Luis Moreno Ocampo, otro encubridor del régimen chavista.

Ahora acude en auxilio de Maduro tratando de dividir la investigación para favorecer sus intereses, sin tomar en cuenta que está impedida para actuar imparcialmente en esa investigación Venezuela II, porque ella fue sancionada por el gobierno de los EE.UU, lo que la obliga a inhibirse de conocer esos hechos.

Su perversa actitud ha obstruido la aplicación de la justicia, con el retraso procesal indebido al que ha sometido esta investigación, haciendo nulos los objetivos de la CPI de cumplir una función preventiva y sancionadora de los peores crímenes contra la humanidad.

Entre tanto, en Venezuela continúan produciéndose hechos gravísimos por los que ya se  la puede señalar como cómplice por omisión y faltas graves en el ejercicio de sus funciones, como por ejemplo, el ocurrido en las playas de Güiria la pasada semana, en el que murieron ahogados un número de venezolanos, mujeres, hombres y niños, que buscaban escapar como balseros del régimen que Fatou Bensouda protege con sus argucias.






One Comment


  1. Carlos Padilla

    Nada de extrañar en los comunistoides. Háganse llamar socialistas, progresistas, etc.
    Para ellos el fin justifica los medios. Y su fin es intentar dominar el mundo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.