Actualidad

febrero 14, 2021

Por fin un fiscal a la Corte Penal Internacional (CPI)

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

Karim Khan, británico, nuevo fiscal  de la Corte Penal Internacional (CPI) 

 .

 .

-Se cierra el ciclo de fiscales  comprometidos  con regímenes totalitarios y sus aliados

.

.

William Cárdenas Rubio-Vargas
Análisis Libre Internacional – Madrid

Ha sido un proceso tortuoso, largo, difícil, especialmente por el intento de quienes han querido prolongar el “status quo” y que se mantuviera el sistema en la CPI de favorecer a regímenes de izquierda violadores de derechos humanos.

Tal ha sido el despropósito que ha reinado durante los últimos 18 años en la Fiscalía, que hasta el prestigio de la propia CPI se tambalea como consecuencia de la acción parcializada, corrupta e ineficaz de los dos primeros fiscales, que han favorecido a auténticos criminales a cambio de chantajes y tangibles beneficios económicos.

Así, el sueño de justicia que pretendía ofrecer esta corte universal donde se deben juzgar los crímenes más graves cometidos contra los seres humanos, ha estado secuestrado al designio de factores políticos que han controlado la Fiscalía desde fuera y desde adentro.

En efecto, primero fue el Fiscal Luis Moreno Ocampo, un auténtico malandro con traje, quien se entretuvo 9 años en garantizar la impunidad de Hugo Chávez a pedido de sus paisanos los Kirchener; y luego la Fiscal Fatou Bensouda, defensora de la dictadura gambiana, la que obedeciendo ciegamente las órdenes de Moreno Ocampo del cual fue Vice Fiscal durante 8 años, quien se encargó cerrar este oscuro ciclo de 18 años de impunidad en la historia inicial de este máximo tribunal internacional.

El viernes 12 de febrero pasado, en Nueva York, ha resultado electo un abogado británico, Karim A. Khan para desempeñar este cargo, por la mayoría de la Asamblea de Estados Parte, en una elección traumática en la que al final se impuso con 72 votos, la mayoría suficiente exigida por el Estatuto de Roma en su artículo 42.4.

Pero antes de llegar aquí, una estrategia desesperada de la izquierda internacional cómplice del régimen chavista, intentó prolongar sus ventajas presentando a última hora, un fiscal español, Carlos Castresana, como candidato. Y fue tal el impulso que le dieron a su candidatura, que éste llegó a estar entre los finalistas. Esta oscura maniobra la denunciamos insistentemente desde el Comité Internacional contra la Impunidad de la Víctimas de Venezuela (CICIVEN)

Antes, durante la XIX Asamblea de Estados Parte en diciembre pasado, pretendieron de una manera insistente, y violentando las normas del propio Estatuto, que su candidato fuera electo por vía de consenso, y como éste no se produjo, cerraron en falso la Asamblea, y acordaron su prórroga para este mes de febrero, cuando finalmente han visto naufragar sus perversos propósitos.

Los protagonistas de esta derrota son en primer lugar el ex-juez Baltasar Garzón, hoy día abogado de chavistas como el fugitivo Jefe de Inteligencia Hugo “El Pollo” Carvajal, y de Alex Saab, el testaferro de Nicolás Maduro, quien se encuentra detenido en Cabo Verde con miras a ser extraditado a los EE.UU.

Garzón es gran amigo de Castresana desde la época en la que ambos encausaron al General Augusto Pinochet en la Audiencia Nacional Española. Castresana ha sido presidente de la Asociación Española de Fiscales Progresistas, no dando lugar a dudas su afinidad política.

En esta truculenta aventura estuvieron acompañados por el ex-presidente José Luis Rodríguez Zapatero, cómplice del régimen de Nicolás Maduro y su mayor lobbista internacional; el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien junto con su Vice Presidente Segundo Pablo Iglesias, avalaron oficialmente la candidatura de Castresana; Josep Borrel, flamante Alto Comisionado de Política Exterior de la Unión Europea, quien gestionaba el apoyo en los países de la UE; la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, Jefe inmediata de Castresana, y novia de Baltasar Garzón;  otros miembros del Ejecutivo; y por supuesto, por la propia Fatou Bensouda y algunos de su equipo en la CPI.

Lo cierto es que Karim A. Khan les pegó una paliza histórica en una votación secreta. El candidato español, aunque llegó a la ultima ronda, sólo obtuvo 4 votos, de 122 Estados Parte que componían la Asamblea. Que vergüenza, y todo por tratar de mantener el actual estado de impunidad y favorecer al régimen amigo de la alianza PSOE-Podemos en el poder, independientemente de que el mundo entero conoce que en Venezuela gobierna una banda criminal narcotraficante, terrorista y violadora de derechos humanos. Qué poca moral y qué pocos escrúpulos.

Es el fracaso más elocuente de la actual diplomacia multilateral española. Se quedaron sólos. Ni un país europeo acompañó su proyecto. Cabría preguntarse: Si España no tiene causas en la Fiscalía de la CPI, ni como denunciante ni como denunciados,  qué o quién la llevó a este desastre? Obviamente, sólo hay una respuesta: Nicolás Maduro! de cuyo destino penal dependen muchos otros, incluidos algunos de los que hemos mencionado, razón por la cual querían continuar garantizando su inpunidad!

Sería bueno saber que hará Rodríguez Zapatero cuándo sienten a Nicolás Maduro en el banquillo de los acusados en La Haya? Seguirá apoyándolo, o se esconderá ante el temor de que Maduro hable y se vea comprometida su seguridad?

El arribo de un Fiscal como Karim A. Khan a la Fiscalía de la CPI los tiene a todos muy preocupados, se les nota en la cara y en sus acciones. Maduro y sus cómplices en Caracas, harán todos sus esfuezos para tratar de sobrevirir a la revisión que seguramente Khan hará de los designios de la Fiscalía de la CPI, porque ha llegado allí para salvar la Corte. La embajadora venezolana en los Países Bajos Haiffa el Aissami, hermana de Tarek El Aissami, el Zar del Petróleo venezolano, agotará todos sus esfuerzos por tratar de torcer voluntades, pero parece que no podrá evitar lo inevitable: Nicolás Maduro, y algunos de sus cómplices, dormirán unas cuantas noches en La Haya.

La Fiscal saliente, otra de las derrotadas, sabe que se acabó el juego, aunque aún le queda margen hasta mediados de junio para tratar de cerrar en falso el Caso Venezuela, acusando a subalternos de los crímenes de lesa humanidad denunciados para tratar de excluir de su responsabilidad penal a los verdaderos responsables altos funcionarios del chavismo. O simplemente puede cerrar la investigación por considerar que no es de interés de la justicia y que no son suficientemente graves los crímenes cometidos. Craso error. Esta decisión es revisable por la Sala de Cuestiones Preliminares porque ahora hay 6 Estados Parte denunciando y basta que alguno de ellos la recurra para que no sea firme.

Los próximos 9 años del período de Khan en el cargo se harán eternos para estos delincuentes, como para las víctimas venezolanos se han hecho eternos los 18 años de Moreno Ocampo y Bensouda en el cargo de fiscales de la CPI por su complicidad con el chavismo. Los mismo 18 años que llevamos denunciando estos crímenes de lesa humanidad sin que la justicia de la CPI se inmutara. Ahora que preparen las maletas, porque a más de uno, incluidos cómplices, lo veremos desfilar hacia La Haya.

Los protectores españoles de Hugo Chávez y Nicolás Maduro tendrán que dar alguna explicación, porque hasta ahora han sido cómplices de una banda de narcoterroristas y violadores a los derechos humanos. Que harán cuando vean a sus aliados Nicolás Maduro, Delsy Rodríguez, Diosdado Cabello y otros con un chandal naranja o una camisa de rayas? Seguirán apoyándoles? Corren el riesgo de terminar en el banquillo de La Haya.






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.