Actualidad

abril 29, 2014

Siria: «Origen de la humanidad» en llamas

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

Siria tiene ocho monumentos declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad, y es justamente en la mayoría de estos lugares donde se ha establecido la cruenta confrontación entre el Estado y los rebeldes.

Cristina Motta * / analisislibre.org

En el último tiempo, Siria  ha cobrado un interés a nivel mundial, y la razón de ello obedece a la difícil situación en la cual está sumida la región desde hace aproximadamente tres años.

Este conflicto se inicia el 11 de marzo del año 2011, conocido como “Día de la Ira”, el primer movimiento de la Primavera Árabe, donde el pueblo sale a la calle para pedir el derrocamiento del actual presidente. Hoy día, Siria está sumida en una profunda y dolorosa Guerra Civil, cuya situación además de inquietar a la estabilidad mundial,  pone en serio peligro la conservación de testimonios históricos, que con la palabra del silencio hablan  del origen de nuestra civilización.

Siria es un país árabe, situado en el Oriente Medio a la orilla del mar Mediterráneo. Comparte fronteras con Palestina, Jordania, Líbano, Turquía e Iraq. Posee 20.000.000 de habitantes, la mayoría hablan árabe y profesan la religión islámica. Hay también minorías representadas por etnias asirias, armenias, turcas  kurdas y miles de refugiados palestinos. Su capital es Damasco, considerada ciudad Santa del Islam y, estimada como una de las urbes habitadas más antiguas del mundo, tiene una historia de 12.000 años.

Este país ha tenido a través del tiempo una gran importancia económica y política en el mundo a través de la historia. Una de las razones obedece a  su  particular  posición  geográfica,  que  ha permitido  la  confluencia de  tres  continentes: Europa, África  y Asia.

 Cuna de la Humanidad

La posición geográfica de Siria, facilito la llegada y establecimiento de muchos pueblos: egipcios, hititas, caneos conocidos también como fenicios, hebreos, asirios, persas, griegos, Imperio Seléucida, romanos, árabes, mongoles, otomanos y franceses. Cada uno de ellos dejó su huella imborrable en esta tierra, e hizo posible que hoy sea considerada la cuna de la humanidad.

Descubrimientos arqueológicos han demostrado que la civilización Siria es una de las más antiguas sobre la tierra. Su primer nombre fue Aram, debido a   las tribus arameas que en ella habitaban y tenían como idioma el arameo, una de las lenguas semitas de mayor importancia en el mundo, presuntamente hablada por Jesús de Nazaret, y que aun es hablado por habitantes actuales.

En un comienzo Siria estaba formada por Jordania, Palestina, Líbano y lo que hoy es Siria, este territorio era conocido como la Gran Siria y se considera como el nacimiento de las civilizaciones, ya que muchos de los logros de la humanidad tuvieron sus orígenes hace 10.000 años en este lugar. Aquí se inició la  propia  civilización. Es en este lugar de la  tierra, donde el hombre descubre el arte de los metales (bronce y cobre),  la agricultura. Se  inventa la escritura con el primer alfabeto. Aparece la elaboración de cerámica y tejidos. Se realiza la Construcción de solidas embarcaciones y se ampliaron y sistematizaron los conocimientos geográficos y se inicia  las circunnavegaciones de África. Aparecen las religiones, la filosofía,  el comercio, la economía mercantil, el concepto de urbanismo con el consecuente florecimiento de  centros urbanos, el intercambio cultural y las relaciones diplomáticas entre pueblos. Estas manifestaciones culturales,  se difundieron por todo el ámbito del Mediterráneo y, fueron las que dieron origen a lo que posteriormente se llamaría “Civilización Occidental”.

Siria país soberano

A raíz de la disolución del Imperio Otomano, en 1947 Siria logra su independencia,.  Desde entonces la política de este  país ha estado muy movida. Entre 1950 y 1960 se sucedieron diferentes golpes de estado y las relaciones exteriores han estado marcadas por la oposición al Estado de Israel. El 13 de 1970 el ministro de la defensa en aquel momento, Hafez-al-Asad, a través de un pacífico golpe de estado,  asume el poder como primer ministro. Gobernó  durante 30 años. A su muerte en el año 2000, su hijo Bashar-al-Asad asume la dirección del país hasta nuestros días. En 1973 se aprobó en referéndum la Constitución que define a Siria como Republica Democrática, Popular y Socialista, basada en el socialismo árabe.  Hoy en día, su nombre oficial es la República Árabe Siria, considerado país soberano del Próximo Oriente, miembro de la Organización de las  Naciones Unidas. Su forma de gobierno es la república unitaria semipresidencialista.

En la actualidad, este país sigue ocupando un lugar estratégico en el mundo, ya que tiene  oleoductos que permiten bajo concesiones el paso de petróleo entre el Medio Oriente y Europa, esta realidad aparte de constituir ingresos considerables para la nación, explica en parte la cautela de los países hegemónicos frente a la actual realidad política siria.

Patrimonio de la humanidad en llamas

Siria-destruccion

  Actualmente este país  poseedor de una antiquísima historia, cuyo testimonio se podían tocar y sentir a través del  legado dejado por el hacer de miles de años, donde ruinas romanas, esplendidos castillos de los Cruzados, las iglesias más antiguas del mundo, las ciudades muertas de la época bizantina, majestuosas mezquitas, zocos orientales, museos custodios de reliquias,  y ciudades milenarias continuamente habitadas están en gran peligro de extinción, debido a los estragos ocasionados por la cruenta Guerra Civil que en estos tiempos vive Siria.

Siria tiene ocho monumentos declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad, y es justamente en la mayoría de estos lugares donde se ha establecido la cruenta confrontación entre el Estado y los rebeldes.

El conflicto civil sirio ha tenido un resultado devastador e irreversible en el patrimonio cultural de la humanidad. El zoco de Alepo, que data del siglo XVII, fue consumido  por las llamas, así como el minarete de la famosa mezquita de esta misma ciudad.

El sitio histórico de Palmira, conocida como “la novia del desierto”, ubicada en pleno desierto, en la otrora ruta de la seda, cuyas ruinas develan la importancia del lugar como dominio de la legendaria reina Zenobia, y su historia aparece escrita en el segundo milenio antes de Cristo en una de las tablillas asirias, ha sufrido uno de los peores saqueos de la historia.

Las Antiguas Aldeas al norte de Siria. Son un grupo de 700 asentamientos abandonados que datan del siglo VI, de la época bizantina y reflejan la vida rural de esos tiempos. Actualmente están agrupadas en ocho parques arqueológicos, los cuales han sido motivo de un brutal saqueo, y consecuente contrabando de tesoro.

A pesar de las consecutivas invasiones vividas a través de miles de años en el territorio sirio, ninguna de ellas, ni siquiera  los mongoles con su tradicional violencia, fueron capaces de destruir el tesoro cultural que allí encontraron. Todo lo contrario, cada quien contribuyo a la grandeza del patrimonio, y éste  llegó conservado hasta nuestros días. Sin embargo, muy a pesar, en los dos últimos años, la Guerra Civil  en Siria ha devorado con sus llamas y poder inconsciente gran parte del  legado de nuestra humanidad.

Las huellas de la historia mundial están siendo borradas sin compasión, ellas en el tiempo señalaron el camino para que pudiésemos entender nuestra presente existencia. Hoy el testimonio de nuestra primera letra escrita está por desaparecer.

Ante esta dramática realidad, es imperiosamente necesaria la toma de consciencia por parte de quienes tienen en sus manos la potestad de detener la destrucción del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Antopóloga y comunicador social. Doctor en etnopsiquiatria de la Sorbona de París.

cmottap@yahoo.es






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.