America Latina

July 16, 2012

Tendremos que desbolivarizarnos

More articles by »
Written by: analisislibre
  • El Coyote piensa que en Venezuela no hay sino dos grandes héroes: Bolívar y Chávez, no necesariamente en ese órden. Y mientras permanezca en el poder se afianzará el culto patológico a Bolívar, porque ello es parte de su estrategia política.
por Gustavo Coronel
Washingtn, DC
Hace años definí a Venezuela como un país “bonsai”, como una sociedad constreñida en su crecimiento espiritual. Esa apreciación no ha cambiado sino que se ha afianzado con el correr del tiempo. Hay destellos de grandeza en algunas áreas, como la que anima el sistema musical de Abreu. Hay venezolanos excepcionales en el deporte y en el ámbito académico internacional, así como una generación de jóvenes que parecen capaces de crear un país sin las limitaciones de los dogmas y prejuicios que nos han acogotado por tanto tiempo.

 

Pero estoy convencido de que una de las primeras acciones a tomar para que el país pueda crecer y llegar a tener una sociedad libre y próspera debe ser “desbolivarianizarlo”. Ya Germán Carrera Damas nos ha advertido en contra del enfermizo culto a Simón Bolívar.
Dice Rafaél Arraiz Lucca: “En los años recientes se ha puesto en marcha la más formidable y completa revisión de la significación histórica de Simón Bolívar. Este proceso lo inicia Germán Carrera Damas con El culto a Bolívar (1970); continúa con La Gran Colombia: una ilusión ilustrada (1985) y De la patria boba a la teología bolivariana (1991) de Luis Castro Leiva; El divino Bolívar (2003) de Elías Pino Iturrieta; Bolívar, el pueblo y el poder (2004) de Diego Bautista Urbaneja; el descarnado diario personal Memorial de agravios (2005) de Guillermo Morón, que se detiene en el tema, aunque no es su objeto fundamental y, Por qué no soy bolivariano. Una reflexión antipatriótica (2006) de Manuel Caballero. Con la excepción del texto moroniano, todos estos trabajos se esmeran en desentrañar la significación mitológica de la figura del Libertador en la nación venezolana, así como sus aristas teológicas e irracionales. (http://venezuelaysuhistoria.blogspot.com/2009/08/para-entender-el-culto-bolivar.html).
Agrega Arraiz Lucca: “El culto bolivariano, como todo culto, se ha nutrido de creencias, de irracionalidad, de toda esa sustancia que termina por conformar la ideología y que deja de lado, profilácticamente, aquello que invita a la revisión crítica e histórica del personaje.
Lo que inicia Carrera Damas, entonces, es una reacción contra esa manera de concebir la historia más cercana a la adoración acrítica que a la verdad científica. Por eso dije antes hagiografía, ya que la vida de Bolívar fue tratada como la de los santos, causándosele un grave daño a su significación histórica, abonando el terreno para la formación de un mito e instaurando un culto, que ha dificultado el análisis desapasionado de nuestra historia”.

 

Este culto que menciona Arraiz Lucca adquiere una intensidad abiertamente patológica durante estos años chavistas. Los venezolanos llegamos al aeropuerto Simón Bolívar, transitamos por la Avenida Simón Bolívar, pasamos por la Plaza Bolivar, escuchamos a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, estudiamos en la Universidad Simón Bolívar, nos dicen que en el espacio está el satélite chino Simón Bolívar. Los venezolanos vivimos en la República Bolivariana de Venezuela y compramos con el Bolívar. El ejército es el Bolivariano. Viajamos a Ciudad Bolivar o visitamos el Pico Bolívar. El proyecto socialista del régimen se llama, pomposamente, Simón Bolívar. Las misiones son bolivarianas. Hay o hubo centros de malandros llamados Círculos Bolivarianos. Lo que llaman revolución es bolivariana. Hay un centro Simnón Bolívar. Se construirá el Parque Simón Bolívar en el aeropuerto La Carlota. Hay empresas de granitos Bolívar y Alfarerías Bolívar en el estado Bolívar. El Puente entre Colombia y Venezuela se llama Simón Bolívar.

 

Y dale y dale….. hasta cuando?……………………

 

El Coyote piensa que en Venezuela no hay sino dos grandes héroes: Bolívar y Chávez, no necesariamente en ese órden. Y mientras permanezca en el poder se afianzará el culto patológico a Bolívar, porque ello es parte de su estrategia política.

 

Tendremos que sacar el nombre de Bolívar de tanto enredo con la corrupción, la mediocridad y la traición que han caracterizado el régimen de Hugo Chávez. Bolívar sería el primero en aceptar que Venezuela necesita héroes en prural, no un culto patológico a un solo héroe, sobre todo si es para promover a un malandro desequilibrado como el que se encuentra en Miraflores..

 

Tenemos muchos héroes de quienes podemos sentirnos orgullosos: Sucre, Miranda, Bello, Urdaneta, Vargas, Gallegos, Betancourt, López Contreras, Medina Angarita, Gabaldón, Oropeza, García Maldonado, Tejera, Soto, Cruz Diez, Teresa Carreño, Estévez, Inocente Carreño (zape Pedro), Job Pim, Aquiles Nazoa, Arraiz, Briceño Iragorry, Picón Salas, Adriani, Michelena, Carrasquel, Vidal López, Galarraga, J. A. Abreu. Hasta cuando la obsesión enfermiza por abusar del nombre de Bolívar?

 

Hay que actuar con determinación para deshacer el crimen del sátrapa, ese de prostituír el nombre de Bolívar, de convertir su memoria en cómplice de su satrapía. Hay que redefinir la grandeza venezolana, no ya en términos de un solo nombre indebidamente apropiado por el sátrapa, sino en términos de nuestros múltiples héroes. No todos los héroes tienen por qué estar montados a caballo. Muchos héroes son maestros, intelectuales, deportistas, ciudadanos ejemplares, artistas. Nuestro pueblo debe acostumbrarse a apreciar a sus héroes ciudadanos y cotidianos y dejar de adorar a las estatuas.

 

Lo que si es cierto es que Venezuela nunca se pondrá los pantalones largos del civismo hasta que deje de lado la hipocresía bolivariana y comienze a apreciar la multiplicidad de héroes que nuestro país ha producido, héroes quienes no pueden florecer a la sombra de un solo samán. No se trata de cortar el samán sino de podarlo para dejar que la luz llegue a la floresta.





0 Comments


Be the first to comment!


Leave a Reply

Your email address will not be published.