America Latina

August 23, 2019

Una lección para los  populistas

More articles by »
Written by: analisislibre
Tags:

 

 

Francisco Olivares

Desde al pasado miércoles comenzó a ser depositado un nuevo bono por 50 mil bolívares para aquellos venezolanos que poseen el carnet de la patria. Como suele ser, este bono lleva el muy populista nombre de “Pueblo Unido”. Los que le precedieron fueron Bono Especial Independencia y Bono Pueblo Valiente.

No hace falta explicar que cuando ese tal bono llegue a la cuenta de los premiados poseedores del carnet, a duras penas esa persona podrá comprar un kilo de carne de segunda que repartirán entre toda la familia. Es el resultado de 20 años de estatismo, controles y corrupción. Tres categorías que constituyen el sello de garantía del socialismo chavista.

Un video que circuló desde el día viernes en las redes muestra a dos mujeres, pertenecientes a la comuna de una zona media de Caracas, en la casa de una familia que, habiendo depositado el respectivo monto en bolívares, le fueron a entregar su caja CLAP con productos seleccionados por el Gobierno como granos, harina y aceite. Con lista en mano, la jefa de la comuna le informa que para recibirla debe firmar la planilla en la que se exige a Donald Trump eliminar “el bloqueo económico”. Para ello advierte la jefa comunitaria que de no hacerlo el gobierno no podrá seguirle enviando la caja; ante lo cual la indignada “cliente del CLAP” se niega a entregar su firma y exige que le devuelvan el dinero abonado para la caja.

El populismo tiene muchas caras y está sembrado, no solo en los dirigentes políticos, de la izquierda mundial y en las dictaduras de todo signo. El drama es que también está sembrado en la gente y el líder político muchas veces debe acudir a sus fórmulas para sobrevivir a una elección o mantener su electorado.

Venezuela es un caso extremo de populismo. Nicolás Maduro con solo 11% de aceptación y sin Hugo Chávez, el apoyo lo mantiene a fuerza de chantaje; como el ejemplo de la señora a la que le quitan la caja CLAP por no firmar contra Trump. Es decir, Maduro no requiere tomar importantes medidas para ganar; ya que no hay elecciones libres. Cuando aumenta sueldos y obsequia comida barata lo hace para mantener su base social que depende directamente del Estado.

A diferencia de otros países de Latinoamérica, como Argentina, Ecuador, Bolivia o Brasil, que tuvieron más de una década con gobiernos de izquierda populista, Venezuela aplicó un modelo que llevó a la destrucción de su industria, su comercio y su producción primaria.

Al lado de eso, destruyó el alto nivel educativo de las universidades públicas, promovió la fuga de talentos y privilegió una formación limitada con profesionales de poco nivel incorporados a las empresas estatales. Una burocracia de poco nivel que sobrevive en esa estructura.

Esas tantas caras del populismo es lo que permite que cíclicamente se impongan estas corrientes en determinados momentos. El triunfo del kirchnerismo en Argentina y el de López Obrador en México se explica cuando los lideres liberales no llevan a fondo las políticas que deben consolidar las instituciones democráticas y las libertades económicas apoyados con una sólida formación de sus profesionales y técnicos.

Mauricio Macri prolongó las medidas que debía tomar desde el inicio de su Gobierno, se endeudó aún más y esperó hasta el final del mandato para aplicar abruptamente los cambios requeridos luego de 12 años de populismo y corrupción con los Kirchner en el poder. Y ahora cuando ha perdido las elecciones primarias frente a Alberto Fernández (ex jefe de Gabinete de Cristina y su compañera de fórmula) toma más medidas populistas esperando recuperar el electorado. Es un ciclo destructivo que se repite en estos países.

En el caso venezolano el ciclo destructivo se ha prolongado por 20 años por lo que de haber un cambio el tiempo de recuperación de la economía deberá ser mayor. Quizás tengamos la suerte de que la lección aprendida en estos 20 años ya haya llegado a nuestros ciudadanos como la señora que prefirió devolverles la caja de comida antes que entregarles su firma para una más de sus campañas.

@folivares10






0 Comments


Be the first to comment!


Leave a Reply

Your email address will not be published.