America Latina - Estados Unidos

octubre 7, 2015

Venezuela es un petro Estado en declinación y un narco Estado en ascenso (Video en Inglés)

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

analisislibre.org
En una sesión de análisis sobre Venezuela efectuada en el Hudson Institute de la ciudad de Washington, y en compañía de Aníbal Romero, Gerver Torres y Ruben Perina, el analista Gustavo Coronel, geólogo primer Vicepresidente de PDVSA tras su creación en 1975, expresó que Venezuela es un petro estado en declinación y un narco estado en ascenso.
El evento fue convocado para analizar abiertamente las próximas elecciones parlamentarias en Venezuela y su posible futuro. Se trató de intervenciones de 15 minutos por parte de los analistas Gerver Torres, Aníbal Romero y Gustavo Coronel.
Copiamos a continuación algunos aspectos señalados por Gustavo Coronel:
–  Las tres grandes industrias en la Venezuela de hoy son el petróleo, el narcotráfico y el contrabando, las tres en manos del régimen. El 65% de los venezolanos cree que la Fuerza Armada está involucrada en narcotráfico y se señala a Diosdado Cabello como uno de los capos de la droga en el país.
– Detrás de Siria, Yemen y Somalia Venezuela tiene el índice de riesgo país más alto del mundo.
– Durante los últimos 15 años el país ha recibido ingresos petroleros del orden de los $1,2 millones de millones  y un ingreso total de aproximadamente $2,5 millones de millones. Además se ha endeudado en unos $200.000 millones adicionales. $60.000 millones han venido de China,  a ser pagados con petróleo a futuro.
Que sucede en PDVSA?
– La producción de petróleo es hoy unos 500.000 barriles diarios menos de lo producido en 1998, antes de la llegada al poder de este régimen. A pesar de esto la empresa tiene hoy cinco veces más empleados. La misión original de la empresa ha sido cambiada para transformarse en una empresa social, importando comida, construyendo casas y dedicada a la agricultura, mientras se descuidan las actividades medulares.  
– Como la producción es menor y el consumo doméstico mayor, las exportaciones han bajado a unos 1.500.000 barriles diarios. De estos solo un millón de barriles diarios se venden a buen precio, mientras que el resto se envía subsidiado o regalado a Cuba, a Centromérica o al Caribe. El envio a USA se ha reducido a la mitad de lo que se enviaba en 1998. Los envíos a China son para pagar deudas, dinero ya ha gastado en asuntos no petroleros.
– Petróleos de Venezuela está en desorden. La exploración ha desaparecido. 4 pozos de exploración perforados en 2014 mientras que Petrobras perforó más de cien pozos exploratorios. La producción ha bajado. La refinación trabaja a un 66% de su capacidad debido al pobre mantenimiento. La explosión de la refinería de Amuay en 2012 fue producto de mal mantenimiento y allí murieron 45 personas y hubo una pérdida de más de mil millones de dólares. Las empresas aseguradoras se han negado a pagar, argumentando el bajo mantenimiento de las plantas.
– En años anteriores, con el petróleo a $100 por barril PDVSA no tenía ingresos suficientes. Hoy en día, con el petróleo a $45, la situación financiera de la empresa es crítica. Su única alternativa es producir más pero ello solo es posible desarrollando la faja del Orinoco, una zona de inmensos recursos petroleros. Sin embargo, hay tres problemas para hacerlo: uno, que el petróleo debe ser refinado en plantas especiales que el régimen no ha construido; o mezclado con petróleo liviano importado, lo cual encarece la operación. Dos, que los socios extranjeros no son los mejores en tecnología, gerencia y capital y que, además, se niegan a financiar toda la operación porque no confían en el régimen y en su estabilidad. Tres, que la tendencia global e irreversible es al reemplazo del petróleo por fuentes más limpias de energía, lo cual condena a la faja del Orinoco a quedarse sin desarrollo a largo plazo. La novia se quedará en el altar, se quedará con los crespos hechos.  
El Futuro

– El futuro de la industria petrolera venezolana no es promisorio. Como resultado de la reducción de ingresos petroleros Venezuela enfrenta tres grandes riesgos de tipo económico : la hiperinflación; la cesación de pagos y el colapso industrial.

– La hiperinflación ya llegó. Hoy en día es de un 200% y pudiera llegar, según Barclay, a un 2000% en 2016. La cesación de pagos es probable en 2016. Ya este año el país tuvo que liquidar activos, vender oro, retirar dinero del FMI y aceptar pagos del 40% de su valor de la deuda de República Dominicana y de Jamaica. El déficit de divisas para 2016 se estima en unos $15000 millones. De donde saldrán? Las industrias están paralizadas. 
La situación nacional
– En general la situación nacional es aún peor. La gobernabilidad no existe. La corrupción es la mayor jamás conocida en el país y está concentrada en cuatro áreas: la presidencia (corrupción política), el ministerio de finanzas (fraude financiero con los controles de cambio); PDVSA (contrataciones ilegales, como las dadas a Derwick Associates); la Fuerza Armada (narcotráfico y contrabando).
Conclusión
– Nada puede hacerse en Venezuela bajo este régimen, el cual debe ser cambiado. PDVSA es una empresa irrecuperable que debe ser eliminada tan pronto sea posible, dando paso a un nuevo modelo de gerencia petrolera.
– En el plano político, abogo por la formación de un gran Frente Nacional, el cual incorpore a toda la sociedad civil venezolana, a fin de acelerar la salida del régimen del poder. Creo que ya hemos esperado demasiado. 
Video Versión Original, en Inglés






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.