Actualidad

septiembre 28, 2013

Dentro y con el sistema

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

Juan Jose Monsant *

Este modelo de guerrilla en el sistema se observa en varios países de la región incluyendo a Centroamérica, que con fondos y asesoría de ALBA van socavando los pilares de la democracia sin permitirle consolidarse.

Siguiendo la estrategia trazada, Chavez, desde el inicio de su gobierno, convocó un referéndum para una nueva constitución que se realizó el 25 de abril del 99; con el resultado refrendario convocó para el 25 de julio a una nueva elección para elegir a quienes integrarían esa constituyente que, una vez redactado el nuevo texto constitucional, convocar otra elección para su aprobación que, entre sus conceptos más significativos, figuró la sustitución del congreso bicameral por el unicameral, el período presidencial fue elevado de cuatro y cinco años, se introdujo la reelección presidencial continua  por un periodo, se creó la figura del Vicepresidente por designación presidencial y  se  cambió el nombre a Venezuela por el de República Bolivariana de Venezuela.

Lo demás vendría después, bajo leyes habilitantes se aprobó la reelección indefinida, se crearon las comunas, las milicias armadas, se le quitaron potestades al Banco Central, se modificaron los circuitos electorales, la estructura del Tribunal Superior de justica y se logró la concentración de las decisiones en el Poder Ejecutivo; finalmente se difuminó la clásica figura de Montesquieu y la Ilustración, fundamento de la democracia, sobre el equilibrio e independencia de los poderes republicanos, a tal punto que la propia Presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Luisa Estela Morales, llegó a afirmar en su momento: “es necesario revisar ese concepto anacrónico de la separación de poderes, en aras de los fines de la revolución”.

A partir de los años sesenta la Unión soviética, en su estrategia de contrarrestar el poder de los Estados Unidos y su pretensión de instaurar el sistema comunista a nivel mundial, se volcó en apoyar los movimientos insurgentes latinoamericanos bajo la influencia de la triunfante revolución cubana que, bajo la conducción de Fidel Castro pretendía convertir a la región en “un, dos, tres Viet Nam” como vaticinaba el Che Guevara, antes de caer en Bolivia.

De allí surgió la Primera Conferencia Tricontinental realizada en la Habana en enero de 1966, con el fin de coordinar la lucha guerrillera contra las democracias burguesas. Y se fueron al monte, no para liberar, sino para imponer un modelo de vida basado en el marxismo leninismo, estatización de los medios de producción, eliminación de la propiedad privada, sustitución de la democracia por el estatismo, partido único, abolición de la vida espiritual representada en la religión, totalización del pensamiento, y la prevalencia del Estado sobre el individuo.

Y fracasaron, en el monte fracasaron. Los sandinistas obtuvieron el poder total, a partir del apoyo moral y material de la comunidad internacional contra la cruenta y vetusta dictadura de los Somoza y, por la ambición despegada de la realidad del Presidente del Congreso Francisco Urcullo Maliaños, quien se encargó del Ejecutivo cuando Somoza huyó al exterior, para luego incumplir el pacto de trasladar el poder a una Junta de Gobierno previamente negociada,  representativa de todas las fuerzas involucradas en el derrocamiento de la dictadura. El resto es historia conocida, o material para una narrativa más amplia.

Y Allende, traicionó la democracia que lo llevó al poder al intentar imponer por la fuerza y desde el gobierno, la revolución comunista que Fidel le inspiraba y respaldaba. Ya se sabe como terminó,  y la tragedia en que sumió a su país.

Chavez lo hizo diferente, contrario a su oferta electoral y asesorado por los hermanos Castro, decidió que había que darle tintes de legalidad a su gobierno revolucionario; es decir, destruir desde dentro el sistema democrático: La guerrilla fuera del monte, inserta, mimetizada con el sistema, controlando los poderes, las instituciones, los medios de comunicación, el sistema bancario, financiero, la educación y las fuerzas armadas.

Creando uno, dos, tres Viet Nam bajo el manto de la legalidad de sucesivas elecciones, preparadas y controladas con modernos medios automáticos, aportados por empresas de nombres sugerentes de adelantadas tecnologías, que aportaron el rostro y los hardware, mas no el software vital. Todo con la ayuda oportuna de esa arma poderosa llamada petróleo, ante el cual se rendía la comunidad internacional capitalista o no.

Así nació la reelección, la difumición de los poderes púbicos, la concentración del poder total en manos del líder ideológico de la revolución marxista, llamada eufemísticamente Socialismo del Siglo XXI, hoy convertida en dictadura  vestida de verde olivo controlada desde Cuba y por ésta, aliada de los más connotados criminales internacionales, y con el dudoso título de Estado narcotraficante.

Por los momentos los guerrilleros se visten de seda, lucen Rolex, sus damas carteras Vuitton, autos de lujo y tarjetas Platinum plus. Este modelo de guerrilla en el sistema se observa en varios países de la región, incluyendo a Centroamérica que, con fondos y asesoría de ALBA, van socavando los pilares de la democracia sin permitirle consolidarse, conduciendo a la apatía y decepción a sus pueblos, para luego dar el zarpazo final, con elecciones que se eternizan.

Se llega, ahora, a la revolución, al comunismo del siglo XXI, por otros medios, menos heroicos pero más efectivos.

* Juan José Monsant Aristimuño / Exembajador venezolano en El Salvador.

jjmonsant@gmail.com

                                                      






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.