Opinion

enero 24, 2014

Adorno y la Escuela de Fráncfor

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

 

por Saúl Godoy Gómez

Conocía a Teodoro Adorno por algunas consideraciones estéticas que había leído fuera del contexto de su obra, luego por sus opiniones en contrario a la ontología de Heidegger; igualmente, estaba familiarizado con la Escuela de Fráncfort por algunos artículos de Max Horkheimer y, por supuesto, por la obra de Herbert Marcuse, pero nada más que notas referenciales, sin mucha profundidad.

Mi esposa tenía en su biblioteca buena parte de la obra filosófica y sociológica de Adorno, que había utilizado en su carrera de letras;cuando unimos nuestros libros, las obras de Adorno se la pasaron durmiendo el sueño de esos objetos que sirven para derrochar sapiencia, transcurrieron varios años y nunca los toqué.

Pero sucedió algo interesante en este último año, soy un fanático de la música de películas, los sountracks, y cuando investigaba sobre la música para films, saltó de pronto uno de los libros que, sobre el tema, escribió Theodore W. Adorno; allí me entero que Adorno, aparte de ser un filósofo e investigador social de reputación mundial, era también un músico de valía, con cerca de 25 piezas clásicas de su autoría, en partituras de cámara y en ese particular mundo de la música atonal.

Por pura casualidad, cae en mis manos un artículo de internet, donde se afirma que Adorno era en realidad el autor secreto de la mayor parte de los éxitos de Los Beatles.

De pronto, al investigar el asunto, caigo en la red de una de las teorías conspirativas más excitantes de los últimos tiempos, La Conspiración de la Era de Acuario, que me lleva a las reuniones del grupo de los 300, a la sociedad secreta del Club de Bildelberg, al Instituto Tavistok, al desarrollo del proyecto el “Hombre de Manchuria”, a los experimentos con alucinógenos de la CIA, el oscuro MK-Ultra, que hizo, entre otros muchos experimentos grupales, uno que desbordó todas las expectativas, el festival de Woodstock… cada bicho de uña que surgía de esta componenda era más malo que el otro, y entre todos ellos, estaba el aparentemente inofensivo y brillante Theodore Adorno y sus amigos de la Escuela de Fráncfort, como motores intelectuales de ese intento por el comunismo de apoderarse del mundo.

Me gustan las teorías conspirativas, quizás porque son descabelladas y fantasiosas, entiendo porqué la gente se hace adicta a ellas; si se tiene un mínimo de paranoia, estas teorías se agarran de ese hilo y desatan un ovillo que teníamos, sin saberlo, por dentro… pero tampoco las deshecho del todo, como decía Foucault, “toda persona con una afección mental ve el mundo de manera novedosa”, que no es menos real que la “normal”.

Lo primero que hice fue leerme los libros de Adorno y los de la Escuela de Fráncfort, que estaban en mi biblioteca, con cuidado, tratando de olvidarme de la conspiración, investigando en paralelo el marco histórico de estos pensadores (todos perseguidos y víctimas del nazismo en la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte judíos, y en su totalidad, marxistas).

La Escuela de Fráncfort jugó un papel importante, como Think Tank para el Departamento de Defensa norteamericano, buscando desentrañar el sistema nazi de gobierno; pero fueron sus vinculaciones con importantes centros de investigaciones sociales y universidades lo que ocasionó que sus principales teorías devinieron en prácticas, sobre todo en los temas de los mass media y la propaganda.

Estas investigaciones fueron financiadas por importantes grupos del stablishment norteamericano, algunos vinculados con las más grandes empresas, bancos y bufetes de abogados.

Quien quiera adentrarse en esta teoría conspirativa se va a encontrar con que el chavismo y lo que actualmente sucede en nuestro país es fácilmente explicable, como pieza que encaja en esta conspiración mundial, donde el proyecto de Chávez, la Cuba de Fidel y la situación latinoamericana son partes de un plan mucho mayor y de alcances globales (los amigos chavistas que se fueron por este camino, y se creyeron esta teoría conspirativa, están irremediablemente locos de atar).

Pero volviendo a la filosofía y la visión sociológica de este pensador y su grupo, nos advierten sobre un panorama sombrío para la humanidad a partir de la derrota del nazismo, el hecho del holocausto marca un antes y un después en la historia contemporánea, al punto que Adorno cuestiona la posibilidad de la existencia de la poesía, luego de este exterminio masivo e industrial de seres humanos.

Estos europeos se suman en la prospectiva que elaboró, nada menos, el llamado “sociólogo del capitalismo”, Max Weber, cuando pinta el panorama de un mundo cada vez más racionalizado (la sociedad administrada), burocratizado (estatizado), manipulado (ideologizado, narcotizado), donde se hace necesario el control absoluto de la sociedad (totalitarismo), donde lo que importa son las cifras, la competencia, el cálculo, los prestadores de servicios y usuarios (gestión).

Para Adorno y  Horkheimer, seguir por el camino del capitalismo, obligatoriamente, resulta en que al ser humano se le rebaja en su humanidad y, in extremis, se le niega; alegan que, a pesar de que vivimos en un mundo de adelantos científicos, nos hacemos cada vez más primitivos como sociedad.

En contrareacción nace la llamada “dialéctica negativa”, que sería la negación absoluta de lo que ellos llaman la falsa totalidad del pensamiento idealista, cuya intención última, así lo creen los que siguen esta teoría conspirativa, es el desmoronamiento de la sociedad tal como la conocemos, por medio del sexo, la droga, el rock and roll,la publicidad, las creencias New Age, la neo-lengua, la dependencia ibernética y la manipulación total de la información por el mass media; es lo que llama la Escuela de Francfort, la Revolución Cultural que, al final, es la única forma de instaurar un gobierno mundial, de un totalitarismo soportable y con una programa socialista.

Los postulados filosóficos de esta escuela y sus pensadores, en su contexto, son impecables; lo que no me termina de convencer son las bases dialécticas y el examen sociológico que adelantan, sobre los que se montan esta distopía, de la que emergió una teoría conspirativa que puede desquiciar al incauto.- saulgodoy@gmail.com






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.