Actualidad

julio 6, 2012

El experto en infiltración bolivariana acompañó a cancilleres del Unasur

More articles by »
Written by: analisislibre

Esta fue la reunión que mantuvo el exmandatario Fernando Lugo en Mburuvicha Róga, el jueves 21 de junio, con los cancilleres del Unasur y su equipo de abogados. En el círculo aparece Maximilien Sánchez Arveláiz mirando al fotógrafo. / ABC Color

Por Jorge Torres Romero y Marta Escurra

Maximilien Sánchez Arveláiz es un conocido propagandista y experto en infiltración del plan bolivariano. En 2010 fue designado por Hugo Chávez como embajador de Venezuela en el Brasil. Es conocido como el “cerebro” del chavismo en el exterior. El hombre llegó mimetizado entre cancilleres del Unasur que estuvieron en Asunción y en todo momento acompañó a Maduro.

Fernando Lugo lo recibió con una amplia sonrisa en Mburuvicha Róga el jueves 21 de junio, junto a los cancilleres del Unasur. Sánchez Arveláiz participó de la reunión que mantuvo esa noche el exmandatario con los cancilleres, parte de su entonces gabinete y los abogados que al día siguiente lo defenderían en el juicio político.

Mientras en esa reunión el exasesor jurídico Emilio Camacho intentaba explicar a los cancilleres los pormenores del porqué el Congreso Nacional no había aprobado la “cláusula democrática” de Usuahia II y por ello Unasur no podía usar ese argumento para presionar a los parlamentarios, Sánchez Arveláiz lanzaba amenazantes miradas a los fotógrafos. Cuando se percató de que lo estaban fotografiando, decidió inmediatamente cubrirse el rostro con su iPad.

Este diplomático venezolano, que es conocido como el “mimado” de Hugo Chávez, estuvo sentado discretamente a un costado de la mesa principal, detrás del canciller Nicolás Maduro.

Desde su iPad, en ocasiones tomaba fotografías, filmaba la reunión e informaba al Presidente venezolano, en tiempo real, de todo lo acontecido.

Además de reportar a Chávez, el motivo de la presencia de Sánchez Arveláiz era el de coordinar con “grupos sociales” paraguayos una confrontación para defender a quien estaba por ser defenestrado vía juicio político. Esta fue su principal tarea en nuestro país.

Para Chávez, es un estratega clave de su proyecto; para sus detractores, un agitador experto en infiltración bolivariana en el exterior.

Desde su desginación como embajador del Brasil, en 2010, estuvo abocado a diseñar e imponer los planes de penetración ideológica izquierdista en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay.

Sugirió a Maduro que arengue

En la estrategia de Sánchez Arveláiz de movilizar a los sectores sociales, también se sumó la de lograr que los militares no acaten la decisión del Congreso.

La convocatoria de los altos jefes militares a Palacio de López habría sido una propuesta del “cerebro” chavista, quien recomendó a Maduro asumir la actitud desafiante en la arenga a los jefes castrenses a fin de obligarles a sublevarse y a salir a las calles a favor del exobispo.

Infiltración bolivariana

Desde su llegada al Brasil, Sánchez Arveláiz, según publicaciones periodísticas, fue creando círculos bolivarianos en la región. La primera tarea es juntarse e identificarse con movimientos sociales que indirectamente terminan apoyando el proyecto chavista bajo un engañoso ropaje democrático.

Para esta misión no se escatiman recursos económicos, ya que destinan millones en las campañas que van desde financiar proyectos de sindicatos y comprar conciencias. Cuentan que Sánchez Arveláiz participa y se conecta para su plan con actividades y proyectos llevados adelante por anarquistas históricos, militantes que actúan bajo la identidad de periodistas o internautas, blogeros, universitarios, funcionarios y expertos en propaganda y manipulación. También lo conocen como el “Goebbels bolivariano”.






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.