America Latina

septiembre 16, 2012

Las advertencias del Embajador Duddy

More articles by »
Written by: analisislibre

 En pocas palabras. Javier J. Jaspe

Washington D.C. 

 Esta semana ha circulado en la Web, un oportuno y denso escrito (Political Unrest in Venezuela) firmado por Patrick D. Duddy, quien fuera Embajador en Venezuela, sobre posibles y graves disturbios politicos que pueden  afectar la democracia en este último país, como desenlace de las elecciones para presidente de la república, las cuales están llamadas a celebrarse el próximo 7 de octubre. El indicado escrito lo firma Duddy como profesor visitante (Senior) de la Universidad de Duke, Carolina del Norte   (http://www.cfr.org/venezuela/political-unrest-venezuela/p28936) y fue publicado por el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations) de Estados Unidos.

 Duddy fue el último que ejerció funciones de embajador titular de Estados Unidos en Venezuela, cargo para el cual fue designado por la administración del Presidente Bush, ya que Larry Palmer, nominado por la administración del presidente Obama para sucederlo en el año 2010, no llegó a posesionarse, debido a que el presidente Hugo Chávez puso objeciones a su nombramiento. Las funciones de Duddy como embajador en Venezuela fueron algo accidentadas, ya  que fue expulsado por Chávez en septiembre de 2008, quien alegó haber descubierto un supuesto complot de Estados Unidos para derribarlo. Más tarde, Duddy fue reinstalado por la administración del presidente Obama en julio de 2009, permaneciendo como embajador en Venezuela por un año adicional. Actualmente no hay embajadores titulares de Estados Unidos y Venezuela, manteniéndose las relaciones diplomáticas y consulares a través de funcionarios de menor rango.

 La principal y razonable preocupación que movería al escrito comentado parece tener fundamento en las constantes manifestaciones de los más notorios militares allegados de Chávez, de mantenerse en el poder a toda costa, hasta el punto de amenazar con no reconocer un posible triunfo de Henrique Capriles, candidato de las fuerzas democráticas opositoras en las aludidas elecciones. A estas manifestaciones se agregarían los señalamientos del propio Chávez, en su campaña como candidato a reelegirse, encaminados a producir decepción entre los chavistas, incluidos los comandos armados y la milicia paramilitar, indicando que un triunfo de Capriles significaría el final de las llamadas misiones y los supuestos beneficios que reciben de su gobierno.

 Si bien Duddy no descarta una posible victoria de Chávez, siempre que ésta sea resultado de elecciones imparciales, pasa revista a varios escenarios de contingencia, donde acciones chavistas pueden dar lugar a un clima de violencia y tension política, entre ellos los que pueden producirse ante un posible resultado de las elecciones favorable a Capriles, o un resultado de votaciones reñido entre Chávez y Capriles, o un triunfo de Chávez que sea percibido por la oposición como producto de elecciones manipuladas, situación esta última no descartable, agregamos nosotros, en virtud de que la casi totalidad de miembros del organismo rector electoral son cifras chavistas.

 Es de anotar, que el autor llama la atención sobre un posible clima de violencia que podría desatarse incluso antes del 7 de octubre, si Chávez y sus huestes perciben con gran probabilidad un triunfo de Capriles en las elecciones. En nuestra opinión, esta situación parece ya encontrarse en curso a tres semanas de las elecciones en Venezuela, si se atiende a las recientes noticias sobre el proceso electoral venezolano, donde se informa que los chavistas se han dado a la tarea de realizar labores de sabotaje y hostigamiento de los actos de Capriles, quien cada día que pasa recibe con mayor fervor el apoyo popular en los diversos rincones del país.

 En el escrito también se incluyen varios indicadores de peligro que pueden atizar situaciones de violencia en Venezuela, tales como: la muerte o inminente muerte de Chávez; la acción de grupos irregulares armados en contra de Capriles y los actos de su campaña política; la distribución de armas a la llamada milicia chavista; la escasez de alimentos esenciales para la dieta del venezolano, dando lugar a acusaciones de acaparamiento y actos expropiatorios de empresas privadas; el cierre de algunos periódicos, empresas de television y otros medios favorables a la oposición; agudización de los factores de division entre las fuerzas chavistas; asesinato de algún personaje importante vinculado a Chávez o a Capriles; e interrupción del suministro de gasolina por parte de PDVSA.

De no menor importancia son las ideas expuestas por Duddy sobre las posibles implicaciones que el desenvolvimiento del actual proceso electoral venezolano puede llegar a tener para los intereses de los Estados Unidos y las medidas que recomienda sean consideradas para proteger estos intereses, en aspectos tales como: promoción de la democracia en el Hemisferio Occidental, cooperación regional, lucha contra las drogas y especialmente respecto de los intereses de naturaleza económica, en virtud del papel que desempeña Venezuela en el suministro de petróleo a Estados Unidos. El escrito también realiza consideraciones sobre las opciones de naturaleza preventiva que deberían ser consideradas por Estados Unidos, para emprender acciones en los ámbitos regional, bilateral, extra-regional y multilateral.

Finalmente, Duddy aporta un conjunto valioso de consideraciones y recomendaciones en el evento de que el gobierno, ante situaciones de violencia generadas por la derrota de Chávez, aproveche para afectar la democracia venezolana, procediendo a suspender las garantías constitucionales y decretar un estado de excepción. A este efecto, analiza las opciones que tendría Estados Unidos para actuar ante semejante situación y en provecho del restablecimiento de la democracia en Venezuela, tales como: diplomáticas (acciones ante la OEA, ONU, Unión Europea; suspension de visas de inmigración), militares (aunque descarta intervención directa, sugiere acciones persuasivas dirigidas a las fuerzas armadas venezolanas a través de fuerzas militares de países amigos) y económicas (congelación de cuentas y otros activos de los venezolanos responsables de acciones antidemocráticas; incorporación de las ganancias producidas por CITGO a una cuenta especial; bloqueo de acceso a la refinación de petróleos por CITGO; y suspensión de compra de petróleo a PDVSA).

En pocas palabras, un escrito de Patrick D. Duddy que contribuye positivamente a arrojar luces sobre el posible desenlace de las próximas elecciones venezolanas y la situación de los intereses de los Estados Unidos en este contexto, cuya lectura recomendamos ampliamente. Veremos…






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.