Libros

mayo 31, 2022

Las memorias de Diego Arria sobre Bosnia

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

.

.

Gustavo Coronel

Estoy terminando de leer la memoria que escribiera Diego Arria sobre su participación y experiencias en el conflicto de la antigua Yugoeslavia, específicamente la agresión a Bosnia llevada a cabo esencialmente por Slobodan Milosevic y sus militares cómplices durante los años 1991-1995, agresión que culminó con una masacre en la cual las fuerzas de Milosevic asesinaron a unos 8000 bosnios. Durante esos años miles de bosnios perdieron sus vidas o fueron desplazados de sus hogares por la furia serbia. Las muertes y despojos ocurrieron principalmente en ciudades como Ahmici, Sarajevo y Srebrenica.

Parte de estos crímenes tuvieron lugar durante el período, 1991-1992, en el cual Venezuela fue designada miembro del Consejo de Seguridad. Diego Arria, el embajador de Venezuela ante la ONU, fue designado presidente de este Consejo en marzo de 1992 y entró de inmediato a participar en los intentos de solución de las crisis geopolíticas del momento, primero la de Somalia, la de Libia y luego la de Bosnia.

Desde sus primeros momentos en el cargo Arria tomó la determinación de jugar un papel pro-activo, a diferencia de la frecuente pasividad que suelen mostrar los diplomáticos de carrera en el seno de la ONU, organismo en el cual parecían existir dos mundos: el de la apariencia de organismo internacional que toma decisiones colectivas y el de la realidad, de organismo controlado por cinco grandes potencias que se reúnen en petit comité para tomar las grandes decisiones y, luego, informan al resto de la organización. En este juego doble, advirtió Arria rápidamente, el mismo secretario general Boutros-Gahli, así como el funcionario encargado de mantener la paz, Kofi Annan, parecían plegarse al juego de los cinco y acatar sus decisiones sin objeción.

Con el apoyo de varios países del grupo de los no alineados Diego Arria promovió una misión de observación de la situación en Bosnia y viajó a la región en abril 1993, acompañado de los embajadores de Francia, Rusia, Hungría, Nueva Zelanda y Pakistán. Ya para ese momento Arria había advertido la actitud de relativa indiferencia de las grandes potencias ante la agresión Serbia a Bosnia y sentía que la estrategia necesaria era una intervención enérgica de la ONU en la región o, en su defecto, el levantamiento del embargo de armas a los bosnios, a fin de facilitar su defensa.

Durante su visita, no exenta de peligros, dada la situación de guerra imperante en la región, Arria pudo confirmar sus sospechas que lo que estaba en desarrollo en Bosnia era un crimen de limpieza étnica y religiosa, dado que su población era mayoritariamente musulmana. La indiferencia de la ONU tendría posiblemente que ver con la reticencia de las grandes potencias a aceptar un estado musulmán en el corazón  de Europa.

A su regreso la misión presentó un detallado informe en el cual predominaba la idea de que la agresión a Bosnia era producto de un criminal intento de Serbia, ayudado por los croatas, de eliminar el estado bosnio y de repartirse sus territorios. Arria llegó a definir lo que había visto como “un genocidio en cámara lenta”.

La actitud decidida de Arria en el seno del consejo de seguridad lo colocó en choque con el secretario general y otros funcionarios de la ONU, así como con los representantes de las cinco grandes potencias que dominaban la toma de decisiones en el seno de la organización. Eventualmente, lo pondría en colisión con su propio gobierno, ya que tomó la decisión de ignorar la orden de votar por una resolución de la ONU con la cual estaba en total desacuerdo, prefiriendo abstener al país en la votación. Ello le costó su posición, por orden del Canciller Fernando Ochoa Antich, lo cual ocurrió bajo la presidencia temporal de Ramón Velásquez, ya que CAP había sido desplazado de la presidencia por la acción del fiscal general de la república.

En 360 páginas Arria nos describe el intenso proceso del cual fue parte activa, desde su papel inicial en la presidencia del consejo de seguridad hasta su participación como testigo de cargo en el juicio por genocidio que se le siguiera a Milosevic en un tribunal internacional radicado en La Haya, organismo cuya creación el mismo Arria había promovido activamente desde su posición en la ONU. El libro puede leerse en varios planos, como descarnado informe de un alto funcionario internacional y, quizás de manera más apropiada, como el testimonio frecuentemente apasionado de un venezolano quien, colocado en la cumbre de la organización mundial de naciones, luchó con mucho coraje para mantener principios y valores contra los intereses particulares de las grandes potencias y contra una organización burocrática que, con suma frecuencia, ha dejado de cumplir con sus  deberes de solidaridad y defensa de los pueblos oprimidos.    

Los llamados de Arria no fueron escuchados en la ONU oportunamente y, como él había pronosticado, la agresión Serbia culminó con los baños de sangre llevados a cabo en 1995. En 1999 Kofi Annan reconocería sus errores en la inacción que hizo posible esas tragedias.

Los esfuerzos de Arria ayudaron a acelerar el proceso de paz que terminó en diciembre 1995 con la firma del Acuerdo de Dayton, gestionado por Estados Unidos, un acuerdo duro de aceptar para los bosnios, pero, al menos, facilitador de la paz.

En 2014 Diego Arria fue llamado a La Haya a servir como testigo acusador de Milosevic, declarando durante seis horas, siendo interrogado por el propio Milosevic, quien actuaba como auto-defensor. Su testimonio fue un poderoso elemento de juicio para la presunción de culpabilidad de Milosevic. Sin embargo, en 2016, el acusado murió en su celda de un infarto y su muerte – como ocurrió con la de Hugo Chávez – lo salvó de una condena y un severo castigo.

Este libro de Diego Arria es un documento clave para comprender la tragedia Bosnia, así como la fragilidad de la ONU, los procesos secretos que llevan a cabo las grandes potencias para tomar sus decisiones a espaldas del mundo y, muy importante, para darnos a conocer mejor el credo humanístico del autor. 






2 Comments


  1. Alonso Perez Marchelli

    Excelente presentación de Gustavo Coronel del libro que, sobre los crímenes en Bosnia en los años 90, ha escrito Diego Arria. Documento y relato de primera mano que denuncian el horror y la crueldad sufridos por todo un pueblo por las manos criminales de un puñado de psicopatas. Experiencia que vivimos de nuevo en nuestros días con la matanza indiscriminada de la población ucraniana por parte del ejército del autocrata ruso Vladimir Putin.


  2. Adolfo P. Salgueiro

    Gran resumen introductorio de Gustavo Coronel quien no se distingue por dar halagos inmerecidos. Hbra que comprar el libro y sacar alguna ensenanza de cara al caso Venezuela I que en la actualudad tramita ante la Corte Penal Internacional.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.