Libros

noviembre 1, 2014

Ripper, la última novela de Isabel Allende

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:
En pocas palabras. Javier J. Jaspe
Washington D.C.  / analisislibre.org

Luego de permanecer por un largo tiempo en la lista de espera de la biblioteca de mi vecindario, pude leer la última novela de Isabel Allende titulada: “Ripper” (HarperCollins, 2014, 478 páginas). Confieso que me hubiera gustado leerla mas bien en Castellano, donde ha recibido el título de: “El Juego de Ripper” (Plaza & Janes Editores, 2014), pero esta versión no se encontraba disponible todavía en la biblioteca. Con todo, la version en Inglés me proporcionó gratos momentos de lectura, la cual me mueve a efectuar los breves comentarios que se recogen en los próximos párrafos.

Primera novela sobre crimen

La autora decidió aventurarse a escribir su primera novela en el género criminal, luego de la invitación que recibiera de su editora, Carmen Balcell, para que emprendiera esta labor junto con su esposo, el también autor, William Gordon, quien se especializa en la escritura de novelas detectivescas. Como lo explica en la sección de reconocimientos que incluye al final de la novela, lamentablemente el trabajo a cuatro manos para escribirla hubo de ser abandonado casi al comenzar pues, como era explicable en una pareja de buenos escritores, se produjeron conflictos que casi terminan en divorcio…

En la novela no se da información sobre los conflictos ocurridpos entre la aludida pareja, pero uno puede imaginarse que la labor de conciliación de puntos de vista de dos escritores consagrados, cada uno en sus respectivas areas de especialidad, resultaba una tarea realmente difícil, ya que en el curso de una historia que pretende ser llevada a una novela existen variadas posibilidades para orientarla en una u otra dirección, en relación con temas como los relacionados con los personajes, la trama o el desenlace, para nombrar sólo estos aspectos. A pesar de tales tropiezos iniciales, Allende dedica la Ripper a su esposo y le expresa el más vivo reconocimiento a su concurso y apoyo, sin los cuales, a su jujicio, no hubiera sido posible escribirla.

 

Los personajes

Ripper-la-última-novela-de-Isabel-Allende1

Veamos, en primer lugar, los personajes principales de Ripper, cuya acción se desarrolla en la ciudad de San Francisco, California, EEUU en 2011-2012:

Jugadores de Ripper mediante computadoras en línea por Skype: Amanda (coordinadora); Esmeralda (joven residenciada en New Zealand), Sir Edmond Paddington (adolescente en New Jersey), Abatha (muchacha de 19 años residenciada en Montreal), Sherlock Holmes (niño húerfano de 13 años estudiando en Reno);  Jezebel (identidad asumida por Ryan Miller en la parte final del juego) y Kabel (Blake Jackson, asistente de Amanda);

Amanda Martín (Amanda), joven estudiante del último año de secundaria, vegetariana,  coordinadora del juego Ripper, única hija de Indiana Jackson y Bob Martín,  y nieta de Blake Jackson;

Indiana Jackson (Indiana), tratante de enfermos en el consultorio de una clínica holística, mediante el uso de medicinas y terapias no convencionales, ex-esposa de Bob Martín, hija de Blake Jackson;

Bob Martin (Bob), segundo jefe de la policía de San Francisco y ex-esposo de Indiana, encargado de realizar las diligencias para investigar los crímenes de El Lobo y descubrir su identidad;

Blake Jackson (Blake o Kabel), farmacéutico, novelista frustado, abuelo de Amanda y asistente de ésta en el juego Ripper;

Pedro Alarcón (Pedro), profesor de la Universidad de Stanford, antiguo miembro de la guerrilla tupamara en Uruguay y el mejor amigo de Ryan Miller;

Celeste Roko (Celeste), astróloga y clarividente, madrina de Amanda, autora de la profecía sobre un derramamiento de sangre en San Francisco en el período que se produjeron los crímenes;

Petra Horr (Petra), asistente de Bob en la polícia de San Francisco;

Alan Keller (Alan), novio de Indiana y una de las victimas de El Lobo por celos;

Ryan Miller (Ryan), ex SEAL-combatiente en Afghanistan, lisiado de una pierna reemplazada por una prótesis, empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), paciente, y novio de Indiana, luego de su rompimiento con Alan Keller, y al final también una victima de El Lobo;

Attila, perro amaestrado para la guerra, propiedad de Ryan Miller, en cuyas fauces termina muriendo El Lobo;

Matheus Pereira, pintor brasileño, consumidor, sembrador y distribuidor de marihuana, y conserje del edificio donde se encontraba el consultorio de Indiana;

Carol Underwater, enferma de cancer y paciente de Indiana;

Gary Brunswick, enfermo de migraña, paciente y pretendiente de Indiana;

Danny D’Angelo, homosexual transvestista, mesonero del Café Rossini, restaurante favorito de Indiana y  amigo incondicional de ésta;

Anton Farkas, hijo biologico de Joe y Sharon Farkas;

Joe and Sharon Farkas, padres biológicos de Anton Farkas, a quien maltrataban durante sus borracheras;

Lee Galespi,  hijo de crianza de Marion Galespi ;

Marion Galespi, madre de crianza de Lee Galespi, a quien raptó a la edad de dos años y mantuvo secuestrado mientras ella vivió haciéndole creer que era una niña;

Michael y Doris Constante, cuidadores de Lee Galespi durante dos años, a la muerte de Marion Galespi, época en la cual lo maltrataron;

Ed Stanton, vigilante en una escuela primaria, ex-trabajador en un centro juvenil donde estuvo recluido Lee Galespi y abusó sexualmente de éste;

Rachel Rosen, desconsiderada Juez de Menores, a cargo del caso relacionado con el niño Lee Galespi, a la muerte de Marion Galespi;

Richard Ashton, Médico Psiquiatra, partidario de usar métodos crueles e invasivos con sus pacientes en gran parte jóvenes, comisionado por Rachel Rossen para tratar a Lee Galespi;

Víctimas de El Lobo: Ed Stanton, Michael y Doris Constante; Richard Ashton, Rachel Rossen;  Joe and Sharon Farkas;  Allan Keller;  y Ryan Miller;

“El Lobo”, apodo dado por los jugadores de Ripper al criminal en serie, por los elementos relacionados con lobos dejados por aquél como su firma en los diferentes escenarios de sus asesinatos, así como por el hecho de que éstos fueron cometidos en cada oportunidad a la media noche en tiempos de luna llena….

La trama

La sinópsis de la trama, una vez leída la novela puede resultar simple, pero Allende se las ingenia para incorporar una riqueza de situaciones que mantienen la atención del lector a través de dicha trama: Unos jóvenes acuerdan jugar Ripper por computadora a través de Skype para investigar varios asesinatos cometidos en San Francisco; los jóvenes disponen de información privilegiada que suministra Amanda, la coordinadora del juego, quien la obtiene de Bob; con esta información ven que hay elementos de conexión entre los sucesivos asesinatos y sospechan que éstos fueron cometidos por una misma persona, por lo que se trataría de un criminal en serie; por la repetición de elementos relacionados con lobos en las escenas de los crímenes ven allí la firma del asesino y deciden darle a éste el apelativo de “El Lobo”; de manera consecuente con lo anterior, determinan que el ritual del modus operandi de El Lobo al cometer sus crímenes consistía en asesinar a la media noche en temporada de luna llena; el resto de la trama se relaciona con los esfuerzos destinados a identificar a El Lobo entre los posibles sospechosos y lograr finalmente su captura, con lo cual pasamos al “desenlace”…

El desenlace

Allende resuelve de una manera gradual la diversidad de pistas que llevan a Amanda y demás jugadores de Ripper a identificar a El Lobo. En primer término, convencidos de que el principal motivo que movió a éste fue el de la venganza por daños, maltratos y abusos cometidos en su contra por las víctimas, tales pistas los condujeron hacia Lee Galespi; más tarde se dan cuenta que éste había abandonado dicho nombre para retomar el de Anton Farkas, nombre que le había sido dado por sus padros biológicos;  y con información adicional descubren que éste era la misma Carol Underwater.  Al final, Indiana es secuestrada por El Lobo y rescatada por Ryan, minutos antes de éste fallecer como resultado de los disparos de El Lobo, quien también muere en las fauces de Attila. Entonces, se pone en evidencia que El Lobo no sólo era Lee Galespi, Anton Farkas y Carol Underwater, sino que también se hacía pasar por Gary Brunswick.

Final

La novela cierra con una desolada Indiana, a causa de los asesinatos de Alan y Ryan por El Lobo, y del aborto del hijo que había concebido con Alan, mientras prepara viaje a Afghanistan para tratar de encontrar dos niños afghanos en honor a la memoria de Ryan. Por su parte, Amanda se despide del resto de los jugadores de Ripper,  posiblemente hasta las vacaciones de sus estudios universitarios en MIT, pendiente de la novela que escribirá Kabel con el título de Ripper…

Algunos comentarios

Isabel-Allende

La novela Ripper y el juego Ripper

Para titular su novela, Allende tomó prestado el nombre del juego interactivo de video conocido desde mediados de los noventa del siglo pasado como Ripper, el cual tiene por objeto descubrir el culpable de asesinatos en serie cometidos en Nueva York en el año 2040, crímenes de  alguna manera de factura similar a los que protagonizara Jack the Ripper  en Londres en 1888. Sinembargo, si bien tanto en la novela como en el juego se trata de descubrir a un asesino en serie, en mi opinión, el modus operandi  y participantes del juego Ripper en la novela de Allende difieren sustancialmente  de los que forman parte del juego de video Ripper.

Así es que,  aquellos que al leer el libro vienen con la idea de encontrar una simple imitación del indicado juego pueden sufrir una decepción. En otras palabras, lo que pudo haber sido un buen gancho comercial para captar la audiencia que conocía el juego Ripper, a la larga podría no haber sido tan beneficioso para esta primera incursion de Allende en la novela criminal, ya que no hay nada más letal para un nuevo libro que se corra la voz desfavorable de los primeros lectores que se vieron defraudados con su lectura….

Ojalá no se haya producido el efecto antes señalado, por cuanto uno de los méritos que hay que reconocer a la autora es el de utilizar el juego Ripper, guardando diferencias con el original ya conocido, como una herramienta para investigar asesinatos cometidos en el  curso de la novela y descubrir al asesino. De esta forma, el juego ya no cumple una simple finalidad de divertir a quienes en él participan, sino que pasa a tener principalmente un carácter utilitario que los lleva a ayudar de manera determinante a la policía de San Francisco en el descubrimiento y eventual captura de El Lobo. Otro elemento aportado por Allende es que potencia el carácter interactivo del juego al canalizar la comunicación de los participantes, a través de Skype, con lo cual se logra el dinamismo que requiere la acción para descubrir y aprehender al asesino de una manera más eficiente.

Otro mérito, no menos significativo, lo constituye el hecho de que la mayor parte de los jugadores de Ripper en la novela está constituida por jóvenes adolescentes, algunos de ellos lisiados o con enfermedades incurables, pero que en el uso de la sagacidad, la reflexión rápida, el uso de elementos metafísicos y el razonamiento deductivo, demuestran una mayor acuciosidad que la policía para reconocer los elementos de información disponibles en procura de la solución de un caso criminal que presenta un alto grado de complejidad.  En otras palabras, los jóvenes jugadores demuestran estar en una mejor disposición mental que la policía para atar los cabos sueltos dejados por El Lobo en su labor depredadora y destructiva. El mensaje que da Allende con este planteamiento en su novela es claro: Con frecuencia sólo se pretende basar la investigación criminal en elementos de conocimiento que da la experiencia a los policías veteranos, despreciando los aportes que en la misma pueden brindar la visión ágil, perspicaz y  hasta intuitiva de personas jóvenes para hacer más efectiva dicha investigación.

Dos perspectivas para la apreciación de la novela

Al tratarse de una primera obra de Allende en el  género criminal, nos parece que habría que hacer una consideración de Ripper desde dos perspectivas. En primer término, como novela criminal propriamente tal, pero al mismo tiempo en su carácter como novela en un órden más general.

Ripper como novela en el género criminal

Digámoslo de entrada, en nuestra opinión de simple lector, Ripper no parece ser la mejor novela de Allende, quien al atreverse a incursionar en el género criminal tomó un gran riesgo, ya que se trata de una autora consagrada que ha dado pruebas irrefutables de excelencia al escribir otras novelas en el pasado. Ripper es una novela que entretiene vivamente, pero que deja un poco que desear en el suspenso de la trama y el desenlace.  Esto lo observamos, especialmente, en que desde un momento bien temprano en la trama, resultaba casi obligado para los jugadores de Ripper descubrir que El Lobo era Lee Galespi, por los maltratos que le habían propinado las víctimas. Mi impresión es que en una novela del género policial, la identidad del asesino no debería ser predecible y el conocimiento de la misma debería guardarse hasta sus últimas páginas. Es verdad que la autora trató de cumplir con este requerimiento dándole varias y sucesivas identidades a El Lobo, pero ésto no puede dejar de verse como una elaboración que al final no convence al lector, ya que desde partes anteriores se sabía que El Lobo era Lee Gallespi, sea que se llamase o éste último fuese también Anton Farkas, Carol Underwater y Gary Brunswick, como al final resultó ser.

Un elemento que reafirma el carácter predecible de la identidad de El Lobo en la novela, lo constituye el ciclo de soliloquios de éste mientras mantiene secuestrada a Indiana. Estos soliloquios, donde Allende describe  con gran maestría el perfil sicológico de El Lobo en sus diferentes identidades y los motivos que lo llevaron a asesinar a quienes lo habían maltratado, se encuentran colocados en momentos de la trama cuando ya los jugadores de Ripper tienen la firma sospecha de que el asesino es Lee Galespi. Por tanto, pudiese haber sido de un mayor interés para el lector, si una version distinta de estos soliloquios, esta vez con mayor cantidad de elementos de suspenso sobre la identidad de El Lobo, hubiese sido incorporada a partes más tempranas de la trama de la obra. Tal como están, dichos soliloquios sirven principalmente para confirmar los sucesivos hallazgos de los jugadores de Ripper, con lo que ciertos lectores podrían sentirse inclinados a restarle mérito a la sagacidad empleada por tales jugadores en la tarea de descubrir quién era El Lobo y las diversas manifestaciones de identidad que éste había adoptado.

Ripper como novela en el orden general

En cambio viendo a Ripper como novela en un orden general, le encontramos sobrados méritos que la emparentan sin rubor a otras obras magistrales anteriores de Allende. Veamos brevemente.

Realismo mágico – Pese a que en Ripper se cuela una expresión según la cual el realismo mágico que es tan familiar a la novela latinoamericana estaría pasado de moda, lo cierto es que Allende parece dar muestras de todo lo contrario en su última novela. Más bien creemos que el realismo mágico se incorpora a algunas partes de Ripper de una manera remozada y hasta adaptada a su argumento y transfondo, con lo cual y junto con otros elementos vinculados a los países latinoamericanos, la autora erige un elemento atractivo para la creciente población de origen latino con que cuenta el mercado potencial de lectores de Estados Unidos, como lo reveló el censo de 2010. Este realismo mágico lo vemos en personajes como la astróloga y adivinadora Celeste Roko, quien es la encargada de hacer la profecía de un derramamiento de sangre en San Francisco, la cual lleva a Amanda y a los demás jugadores de Ripper a ver la luz inicial para considerar como hipótesis sustentable, que los crímenes cuya investigación los ocupaba en el juego de Ripper podrían representar la materialización en la realidad de tal profecía.

Lo mismo sucede con la clínica holística y  el espíritu esoterico que mueve a Indiana a aplicara terapias no convenciales para curar la enfermedad de sus pacientes, donde se incluyen cartas astrales sobre la personalidad de éstos, gotas de menta en la planta del pié para levantar el espíritu a los enfermos de cancer (como fingidamente era el caso de Carol Underwater), y consultas a especialistas en controlar los karmas que los aquejaban.  Ésto, sin contar la inclusion de ciertos elementos que se relacionan con  los  países latinoamericanos, como las bandas de latinos en las calles alrededor de la bahía de San Francisco, o el juego de apuestas basado en las sangrientas peleas de perros, el cual se practica ilegal y cladestinamente en San Francisco.

La singularidad de San Francisco – Si alguna cosa demuestra Allende en Ripper es que es una profunda conocedora de la gente y del alma de esta gran ciudad de Estados Unidos, ciudad a la que describe como fundada por exploradores rapaces, sacerdotes polígamos y mujeres de la vida fácil, todos ellos movidos por el incentivo de conseguir oro a mediados del siglo XIX. Tal como lo hizo en su novela Hija de la Fortuna sobre el San Francisco delos primeros años, durante el discurrir de los hechos de la trama y el desenlace de Ripper son variados y ricos los párrafos que hacen honor al conocimiento que tiene Allende de esta misma ciudad en la era presente.

Así sucede, por ejemplo, con la descripción de sectores como el Tenderloin, ampliamente conocido por albergar grupos criminales de procedencia china, filipina y vietnamita; con la referencia a al bar de homosexuales y transvestistas, Narcissus Club, donde se escenifica la actuación de Danny D’Angelo personificando con asombrosa fidelidad a Whitney Houston; con la presencia del puente Golden Gate y sus constante papel como escenario de suicidios; con la utilización de clínicas de nuevo tipo, como la holística donde tenía su consultorio Indiana, para realizar una discreta distribución al menudeo de marihuana bajo la vista gorda de la policía de San Francisco; o con la alusión a ciertos restaurantes, lo que no es raro es una buena gourmet como Allende, donde se toma el sabroso vino chileno Primus o se degustan deliciosos platos como el Cinghiale preparado con jabalí….

El perfil de los personajes – Ripper es una muestra más de la maestría con la cual Allende describe y caracteriza los personajes de sus novelas. Mencionamos a vuelo de pájaro sólo algunos. Amanda: lider del juego Ripper, hija única de Bob e Indiana, aficionada a la investigación criminal luego de la lectura de la rica literatura escandinava sobre este género, de razonamiento ágil basado no sólo en lógica sino en imaginación, y billante estudiante de secundaria ya aceptada para estudiar en una de las mejores universidades: the Massachusetts Institute of Technology (MIT); Bob: estadounidense de origen latino, mejor atleta de su secundaria y estrella de futbol Americano, conquistador de novias a montón, entre ellas, Indiana, hasta que ésta salió en estado y debió casarse con ella sin renunciar a su condición de playboy empedernido, y policía por vocación y por evitarse el más arduo camino de los estudios universitarios; Indiana: rubia de una belleza voluptuosa simpar, lo cual excitaba el odio de El Lobo, quien consideraba que la belleza era una maldición, solidaria por naturaleza, desprendida de bienes materiales, experta en el arte amoroso gracias a las enseñanzas de su novio Alan, 20 años más viejo, y enamorada de su misión de aliviar y curar a sus pacientes, los cuales incluían hasta un Poodle, haciendo el bien a su paso por doquier, como si, guardando las distancias, de una nueva Madre Teresa se tratara; Alan: miembro de las familias más ricas de San Francisco, experto en la faena amorosa, vividor de la fortuna  familiar en franco deterioro, cultor del arte y el coleccionismo, amante de la buena vida incluido el vino que producía en su propio viñedo, pero inseguro en su relación con Indiana a quien celaba furiosamente y hacía seguir con un detective privado, especialmente, en sus relaciones con Ryan; y Ryan: enamorado de Indiana hasta el punto de ofrecer su vida por ella, valiente miembro de Seal en Afghanistan, pieza clave en materia de seguridad en los trabajos de la CIA en el Oriente Medio, invalido de una pierna, y como sucede con muchos ex-soldados al regreso de la guerra, presa, según el caso, de conflictos emocionales y otros problemas, tales como, intentos de suicidio, arrepentimiento por posibles abusos cometidos en los combates, alcoholismo, drogas, y/o falta de adaptación a la vida ciudadana…. Y así por el estilo en relación con el resto de los personajes….

Dos exquisiteces – No me refiero en la nota final de este artículo a exquisiteces culinarias, campo donde Allende también es una experta (Afrodita, Plaza & Janés, 1997), sino a la mención que hace en Ripper de dos personajes que son caros por el cúmulo de aportes realizados en provecho de la cultura occidental, por lo que hablamos ahora de dos exquisiteces intelectuales. Se trata de los nombres del filósofo griego, Sócrates, y del autor alemán-suizo, premio Nobel de Literatura 1946, Hermann Hesse. El primero, para ejemplificar el uso del veneno como medio para asesinar, ya que Sócrates murío a consecuencia de ser condenado a tomar la cicuta, y el segundo, a través de un ejemplar de uno de sus libros, Steppenwolf (El Lobo Estepario), dejado por El Lobo como pista de su firma en una de la escenas de los asesinatos cometidos. Aunque se trata de dos menciones breves e incidentales en Ripper, posiblemente son producto de la admiración que les profesa Allende, entre otras razones, a Sócrates, por haber aportado el método mayéutico en la búsqueda de la verdad (yo sólo se que no se nada), y a Hesse, por sus novelas, tan leídas en Estados  Unidos (el Magic Theater de San Francisco está inspirado en el Lobo Estepario) y América Latina, las cuales no dejaron de influenciar a sus escritores y posiblemente a la misma Allende en la realización de sus obras literarias…Pero ésta es otra historia…

En pocas palabras, Ripper, última novela de Isabel Allende, primera obra en el género criminal que forma parte  de su densa y admirada obra literaria, la cual recomendamos ampliamente leer. En los párrafos que anteceden  hemos formulado algunos breves comentariso sobre esta obra, a los cuales remitimos. Veremos….






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.