America Latina

mayo 1, 2021

Walter Márquez: Cuerpo élite de las FANB murieron masacrados por FARC y la Fuerza Aérea

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

.

  •  Masacre en La Capilla, alto Apure: «La situación es muy grave, porque se cometieron errores tácticos y estratégicos»

.

 .

Análisis Libre Internacional

Una parte de la unidad de fuerzas combinadas del 109 Batallón José Tadeo Monagas de cuerpos Especiales del Ejército y de la Armada Venezolana fueron masacrados en el sector de La Capilla, en el alto Apure, debido a graves errores tácticos y estratégicos del Comando Superior atacados por un frente disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia (Farc) así como por la propia fuerza aérea venezolana.

De esta manera resume Walter Márquez, parlamentario nacional jubilado, defensor de los derechos humanos y director general del Comité Internacional Contra la Impunidad en Venezuela (CICIVEN), lo ocurrido el pasado fin de semana en el sector La Capilla del estado Apure, donde 16 militares venezolanos perdieron la vida.

 De acuerdo a la información de fuente primaria que maneja Walter Márquez, los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, luego que se procesara una errónea información por parte del comando militar en Guasdualito, en el que se indicaba que en el sector La Capilla estaba instalado y operando el 10° frente de las FARC, por lo que se ordenó la movilización de transporte de combate, el MI-35 apoyado con otro helicóptero ruso, el MI-28 artillado, para llevar al sector a las fuerzas especiales, donde, después de desembarcar y de retiradas las aeronaves, fueron emboscados por las fuerzas irregulares de la FARC, al quedar incomunicados con los helicópteros o aviones de combate por falta de equipos radiofónicos especiales, pues solamente tenian contactos radiales con el cuartel de la brigada 92 en Guasdualito.

Mientras resistían el asedio de la subversión, -continuó narrado Márquez- llegó tardíamente un contraataque de la Fuerza Aérea Venezolana de manera indiscriminada, por lo que las fuerzas élites quedaron en fuego cruzado, un fuego fratricida, entre el grupo disidente de las FARC y el ataque aéreo de sus compañeros de armas, y la mayoría de los integrantes de esas fuerzas especiales murieron y otra parte se vio obligada a replegarse, de los cuales 5, después de 3 días de supervivencia, pudieron llegar a sus cuarteles, 2 fueron trasladados a Caracas y 5 al hospital militar de San Cristóbal, además de 10 o 11 desaparecidos que no se sabe si están muertos o son prisioneros de guerra de las FARC, más los 12 cadáveres que fueron levantados por el sacerdote de la Parroquia La Victoria, Luis Roa, a quien la guerrilla le pidió que los movilizara.

 Errores tácticos y estratégicos

La situación es muy grave, -insistió Márquez- porque se cometieron errores tácticos y estratégicos, por un lado no les prestaron apoyo aéreo oportuno a sus compañeros de armas, careciendo de comunicaciones desde tierra con la Fuerza Aérea, y la información sobre las coordenadas donde supuestamente estaba ubicada la guerrilla colombiana fueron erróneas, de esta manera los cuerpos élite de las fuerzas especiales venezolanas, entrenadas con métodos norteamericanos, nicaragüenses y cubanos, fueron masacrados en esa región lo cual compromete seriamente al alto mando militar. “Debo destacar –afirmó Márquez– que la fuerza aérea venezolana tiene unidades de combate en Santo Domingo del Táchira, en Barinas y en la Base Aérea Libertador de Maracay con capacidad de reacción inmediata, donde en pocos minutos pueden llegar al área de combate, lo cual no fue ordenado por el comando superior.”

Informó Márquez que luego del lamentable hecho de la masacre de La Capilla contra fuerzas élite venezolanas, las FARC enviaron, a través de varios voceros, un mensaje al régimen de Maduro señalando entre otras afirmaciones: “nosotros somos revolucionarios, somos socialistas, no vamos a abandonar la zona como sus generales abandonaron a sus soldados en el área de combate, a su gente, su gobierno los abandonó”, además señalaron en otro comunicado que “los muertos de La Victoria no eran guerrilleros, fueron asesinados por el grupo FAES, al cual califican de malandros uniformados y por lo tanto, si ellos vuelven al área serán objetivos de guerra.” Este comunicado de la guerrilla ratifica una vez más la desventaja del gobierno ante estos grupos irregulares que ellos mismos han protegido hasta ahora.

Ante la manera como se dieron las circunstancias de la masacre de las fuerzas élite, señala Walter Márquez que “hay una rebelión silenciosa de sectores de la Fuerza Armada, especialmente vinculada a los grupos élite, que están molestos por la responsabilidad del alto mando militar en las bajas contra sus fuerzas especiales en la frontera y además están muy indignados porque mientras el gobierno le rindió homenaje especial a Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación, los muertos en combate en la frontera no recibieron los honores militares correspondientes, aún cuando ofrendaron su vida por la patria, por los errores de sus superiores.”

Por último ratifico Walter Márquez que los responsables directos de esta situación son el presidente de facto de la República Nicolás Maduro, el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López y el Director del Comando Estratégico Operacional, Remigio Ceballos, cuya responsabilidad directa recae en la cadena de mando por acción y por omisión, por esas razones le exigimos al Alto Mando Militar que sean transparentes con el país, que le comuniquen a la opinión pública nacional e internacional la realidad de lo que allí ocurrió, que asuman la responsabilidad de haber cometido errores tácticos y estratégicos al haber enviado a un sacrificio inútil y abandonado a sus hombres en el campo de batalla, con lo cual se confirma que están perdiendo esa guerra contra la subversión.






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.