Opinion

enero 29, 2013

¿A quién le importa la Celac?

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

por Thaelman Urgelles *

Sin duda, produce mucha rabia que una organización de países que se autodefine democrática coloque a un confeso dictador como su presidente “pro tempore”. Pero más allá del disgusto moral, o mejor dicho, desazón estética por la estulticia del mediocre liderazgo que por estos tiempos gobierna a los pobres países latinoamericanos, ¿a quién le importa lo que haga o deje de hacer ese fantoche institucional al que denominan Celac?

Una organización imaginada y creada por las mentes más atrasadas del pensamiento hemisférico, únicamente para ver cumplidos sus atávicos resentimientos con la única gente que en este lado del mundo ha tenido logros tangibles en estos 200 años. Los únicos que -más allá de la retórica soberanista, de las quimeras decimonónicas y también de sus propias contradicciones e injusticias- han edificado una sociedad poderosa, autosuficiente y por ello mismo dominante de su entorno más cercano.

Incapaz de construir un destino aceptable según su propia visión y esfuerzo colectivo, América latina se dedicó en todo el siglo 20 a envidiar al gran vecino del norte, echando sobre los anchos hombros de aquel las culpas de su propio insondable fracaso. Con ello logró fortalecer aun más a su Némesis, merecer su desprecio y debilitarse a sí misma para que este se aprovechara vorazmente de ello. Esto último se dio hasta el tercer cuarto del siglo pasado, pues de ahí en adelante lo que queda de nosotros es un bagazo que ni siquiera sirve para tomar ventaja de él. A estas alturas, el vecino poderoso no encuentra qué hacer con el disperso coro que clama por unas independencias y soberanías que nadie les está arrebatando, salvo su propia incompetencia y estolidez.

Algunos países de “la sub-región” disfrutamos breves períodos de líderes sensatos, en ocasiones visionarios, que nos orientaron en el rumbo correcto, lejos de las grandilocuentes fantasías redentoristas que tanto daño nos ha hecho. Durante tales ciclos logramos todo lo bueno que aun no han podido devastar los renovados redentores. Algunos han tenido la fortuna de que sus momentos de lucidez han sido más prolongados y hoy los vemos, con sana envidia, despegarse de la viscosa plataforma del atraso. Ellos mismos nos dispensan hoy una indulgente mirada de reojo, ocupados como están de hacer negocios reales con interlocutores de verdad. Y condescienden en acompañarnos en los fastos de “la soberanía, la patria grande…” y todas esas sandeces.

No otra cosa vimos en estos días en Santiago de Chile. Al presidente Piñera –bastante “poquito” él, por cierto– se lo percibió como quitándose un peso de encima: “ya les cumplí a estos ‘huevones’ con presidir por un año esta ‘huevá’, ahora que la ocupe uno de ellos, que le quedará mejor”. Y en efecto, bajo la presidencia de Piñera la Celac no existió, nada de nada fue su incidencia en América y mucho menos en el mundo. Con Raúl Castro, un presidente más acorde con la naturaleza del negocio, seguramente cobrará mayor actividad y su ruido se hará sentir; pero será solo bulla, aspaviento, retórica fútil e intrascendente.

Mejor no lo pudo certificar la Merkel, líder real de la debilitada Europa sin para ello requerir de nombramiento alguno, y presente allí para tratar asuntos serios con los tres o cuatro países que saben lo que quieren. Al toparse cara a cara con el flamante presidente nominal de la Celac, le tributó un desprecio tan solemne que aun resuena en las pantallas de TV y computadoras de todo el mundo. Fue el único episodio digno de reseñar en ese nuevo fin de semana perdido por América latina.

 * Director de Cine. Articulista en El Diario de Caracas.  @TUrgelles






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.