EEUU

septiembre 13, 2013

EEUU: Igualdad o disparidad racial?

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

En pocas palabras. Javier J. Jaspe / Washington D.C. 

La igualdad racial, el sueño de Martin Luther King, continúa siendo un objetivo a alcanzar en Estados Unidos, según lo ha revelado un reciente estudio del Centro Pew de Investigaciones (Pew Research Center, en lo adelante “PRC”): http://www.pewsocialtrends.org/2013/08/22/kings-dream-remains-an-elusive-goal-many-americans-see-racial-disparities/).

En el aludido estudio se incluyen datos significativos sobre la distancia que todavía persiste entre blancos, afroamericanos, hispanos y asiáticos, a la hora de confrontar datos relevantes relacionados, entre otros, con ingreso, pobreza,,riqueza, propiedad del hogar, educación, expectativas de vida, matrimonio, nacimientos, encarcelamiento y votación en las elecciones . Por su interés, a continuación pasamos breve revista a algunos de los datos atinentes a estas variables.

Ingreso

En materia de ingreso annual medio familiar se indica que el grupo de los asiáticos ($ 68,521) se encontraba en primer lugar en 2011, frente al que obtuvieron los blancos ($67,175), seguidos por los hispanos ($40,007) y en último lugar, aunque muy cérca de estos últimos, por los afroamericanos ($39,760). Las cifras igualmente revelan que la diferencia de este ingreso entre el grupo de los blancos y el de los afroamericanos creció de $19,000 en 1967 a $27,000 en 2011. En terminos relativos, en 2011 el ingreso de los afroamericanos representó un 59% del que correspondió al grupo de los blancos. Este porcentaje ha variado en el tiempo y su mejor cifra se obtuvo en el año 2000 cuando alcanzó el 65%.

Por lo que respecta al grupo de hispanos, la diferencia de ingreso con el de los blancos se ha ampliado en 2011 (68%), si se atiende a las cifras de 1970 (60%). En cambio, los asiáticos han mantenido un ingreso bastante similar al de los blancos, llegando a superarlos en 2011, cuando el ingreso de los primeros representó un 102% del que obtuvieron los segundos.

Pobreza

De acuerdo con la misma encuesta arriba indicada, en 2011 había un 10% de blancos viviendo en pobreza, frente a 28% de afroamericanos, 25% de hispanos y 12% de asiáticos. De acuerdo con estas cifras, asiáticos y blancos se encuentran en porcentajes de menor pobreza bastante similar, frente a la mayor pobreza de afroamericanos e hispanos. Según las mismas cifras, el grupo hispano ha venido decreciendo su diferencia de pobreza en relación con la de los blancos, ya que en 1974 la pobreza de los hispanos era tres veces la de los blancos, mientras que en 2011 es sólo 2,6 veces.

Riqueza

Las cifras sobre la riqueza media entendida como activo neto (diferencia entre deudas y activos propiedad de las familias) no pueden ser más decepcionantes, pues muestran un deterioro de la detentada por grupos hispanos y afroamericanos, frente a la riqueza en poder de los blancos y asiáticos. Así, mientras los blancos ($91,405) y los asiáticos ($91,203) están en el tope, los hispanos (7,843) y afroamericanos ($6,446) aparecen bien lejanamente en el foso. Las cifras revelan igualmente que el gap entre la riqueza de los blancos y la de los afroamericanos se ha acentuado, por cuanto la segunda representaba 9% de la primera en 1984, mientras que en 2011 dicho porcentaje sólo llega al 7%. Mayor ha sido la diferencia producida por el tiempo entre la riqueza de los blancos y la de los hispanos, si se observa que en 1984 la riqueza de los segundos frente a la de los primeros representaba 13%, mientras que este porcentaje sólo alcanza al 9% en 2011.

EEUU pobreza

Propiedad del hogar

Según las cifras aportadas en el estudio del PRC que reseñamos, para el año 2012 eran propietarios del hogar, 73% del grupo de blancos, 57 % de los asiáticos, 46% de los hispanos y 44% de los afroamericanos. En terminos relativos, las cifras revelan que se ha producido un incremento moderado del gap entre los grupos de blancos y afroamericanos, pues mientras en 1976 los afroamericanos eran propietarios del hogar en un 64% de la cifra que correspondía a los blancos, tal porcentaje se ubicó en 60% en 2012.

La cifra de propiedades del hogar de los hispanos en relación con la de los blancos se ha mantenido bastante estable, ya que en 1976 la de los primeros representaba un 62% sobre la de los segundos, mientras que en 2012 representa un 63%. Sinembargo, en algunos de los años entre 1976 y 2012 han habido variaciones por razones coyunturales. Así, por ejemplo, es significativo el aumento del gap ocurrido a partir de 2007 cuando se desencadenó la actual recesión económica, ya que en este año la propiedad de hogares de los hispanos representaba un 66% de la propiedad de hogares de los blancos, mientras que en 2012, como se dijo, sólo representa el 63%. Muy probablemente, esta reducción de tres puntos porcentuales equivale a las casas de hispanos que fueron devueltas por éstos a los bancos, como pago de las deudas e hipotecas ejecutadas por tales instituciones financieras.

En cambio, las cifras relacionadas con la propiedad del hogar por parte del grupo asiático muestran que el gap entre dicha propiedad y la que tiene el grupo de los blancos se ha reducido de manera substancial. Efectivamente, mientras la propiedad en mano de los asiáticos representaba un 71% de la de los blancos en 1988, tal porcentaje se ha incrementado al 78% en 2012.

Educación

Esta materia es de gran interés para los hispanos. Las cifras revelan positivos avances pero el grupo hispano se encuentra muy por debajo de las que revelan los otros grupos. Este es el caso de los estudios de secundaria por parte de adultos mayores de 25 años, donde las estadísticas en 2012 revelan que el 92% de blancos, el 89% de asiáticos y el 86% de afroamericanos han completado dichos estudios, mientras sólo 62% de hispanos lo han hecho. Los africanos y asiáticos han reducido con el tiempo el gap que mantenían en este aspecto con los blancos. Así, por ejemplo, en 1964 los afroamericanos que completaban los estudios de secundaria sólo representaban el 27% de los blancos, mientras que en 2012 pasan a representar el 93%. Por su parte, los asiáticos prácticamente han igualado el porcentaje de estudios secundarios completos del grupo de los blancos desde 1988.

En cambio, los hispanos si bien redujeron el gap en relación con los blancos, al pasar del 54% del porcentaje de los blancos en 1971 al 70% en 2012, este último todavía es bastante elevado. De allí se colige que mucho hay por hacer para motivar al estudiante latino-hispano, con el objeto de que complete sus estudios de secundaria y se prepare para los retos que le plantea una sociedad altamente competitiva como es la de Estados Unidos.

La situación de los hispanos es más decepcionante en lo que respecta a los estudios universitarios, aspecto donde el grupo de los asiáticos lideriza marcadamente y exhibe cifras incluso superiores a las mostradas por los blancos. Así, en 2012 los datos incluidos en el Informe del PRC muestran que habían concluido sus estudios universitarios, 51% de los asiáticos, 34% de los blancos, 21% de los afroamericanos y sólo 15% de los hispanos. Lo que es peor, el gap existente entre el porcentaje de hispanos y el porcentaje de blancos se ha mantenido prácticamente estable desde 1971, al pasar de 39% en este año al 42% en 2012. Esto sin contar el amplio gap de los hispanos con respecto a los asiáticos que alcanza en 2012 a cerca del 70%.

Expectativa de vida

Debemos lamentar que el estudio del PRC no contiene data específica sobre la expectativas de vida de la población de origen hispano en Estados Unidos, limitándose a indicar que para 2006 y 2010 tal expectativa es mayor que la que tiene el grupo de blancos. En relación con otros grupos, la expectativa de vida en 2010 es de 78,9 años para los blancos y de 75,1 años para los afroamericanos. El estudio también revela que el gap entre estas expectativas se ha reducido, ya que en 1968 la de la población afroamericana era 90% de la de los blancos, mientras que en 2010 es de 95%.

Matrimonio

Valga iniciar este tópico indicando que las estadísticas para el año 1960 casi igualaban los hispanos y los blancos en materia matrimonial. En aquél año, 74% de blancos y 72% de hispanos se encontraban casados. Esta situación se diferencia con la existente en 2011 cuando 55% de blancos y 47% de hispanos están casados, es decir, el número de hispanos casados representa el 85% de los blancos casados en 2011.

En lo que respecta a las cifras de la población afroamericana casada en relación con la blanca en 2011, el estudio del PRC señala que  las cifras eran de 55% para la segunda y 31% para la primera. En ambos casos las cifras han variado sustancialmente si se comparan con las de 1960, ya que en este último año, 74% de blancos y 61% de afroamericanos se encontraban casados.

La reducción de las cifras matrimoniales en los tres grupos antes indicados podría ser reflejo de un decaimiento de la institución matrimonial como medio de relacionarse las parejas en Estados Unidos. Es posible, entonces, que ésto pueda comprobarse con las cifras que se tengan sobre las llamadas relaciones de hecho, como el concubinato u otras no basadas en el vínculo del matrimonio, sobre lo cual el estudio del PRC no incluye estadísticas, salvo las que comentamos a continuación sobre nacimientos provenientes de parejas blancas y afroamericanas no casadas. Es de señalar, igualmente, que este estudio tampoco contiene cifras sobre el matrimonio en el grupo asiático.

Nacimientos

Es de notar que en 1970, 38% de niños nacidos de mujeres afroamericanas pertenecieron a mujeres afroamericanas no casadas, mientras que sólo 6% de niños nacidos de mujeres blancas pertenecieron a mujeres blancas no casadas. Estas cifras variaron  considerablemente en 2011, año en el cual 72% de niños nacidos de mujeres afroamericanas provinieron de mujeres afroamericanas no casadas, mientras que 29% de los nacidos de mujeres blancas pertenecen a mujeres blancas no casadas. Es de indicar que el estudio del PRC no incluye cifras sobre este renglón en lo que se relaciona con los grupos asiático e hispánico.

Encarcelamiento

En 1960 la cifra de hombres blancos encarcelados fue de 262 por cada 100.000 blancos, mientras que fue de 1.313 por cada 100.000 hombres afroamericanos. En contraste, en 2010 fue de 678 para blancos y 4.347 para afroamericanos. En lo que corresponde a la población hispana, en 1960 habían 601 hombres encarcelados y 1775 en 2010.

Las cifras atinentes a mujeres encarceladas es significativemente menor que la de hombres arriba indicada. En 1960 habían 11 mujeres blancas encarceladas y 76 mujeres afroamericanas encarceladas, por cada 100.000. En 2010, 91 mujeres blancas encarceladas y 260 mujeres afroamericanas encarceladas, por cada 100.000.

Votación

Ciertamente, la candidatura de Barack Obama estimuló la participación del voto afroamericano en las elecciones presidenciales. Así lo confirman las estadísticas. Nótese que mientras en 1974 acudieron a votar 71% de los blancos y 59% de los votantes afroamericanos, en 2008 lo hicieron 65% de estos últimos votantes frente a 66% de los blancos. En 2012 los votantes afroamericanos (67%) superaron a los blancos (65%).

Por lo que atañe al grupo hispano, su votación también se ha visto incrementada, ya que mientras en 1976 acudió a las urnas el 43% de los votantes, en 2012 lo hizo el 48%. En contraste, el voto asiático ha decrecido, pues mientras en 1992 acudió a votar el 54%, en 2012 sólo lo hizo el 47%.

En pocas palabras, un bien fundamentado estudio del Centro Pew de Investigaciones que muchos deben leer, por ser revelador de cifras y valiosos comentarios sobre las disparidades  que todavía persisten en los Estados Unidos entre los principales grupos raciales o étnicos, muy a pesar del sueño de igualdad por el cual luchó incansablemente, Martin Luther King. Unas cifras que deben ser analizadas especialmente por el grupo latino-hispano, pues proporcionan bases para aconsejar una mayor educación de su juventud, adelantar una cooperación más activa en la defensa de sus legítimos intereses y promover  políticas que favorezcan su efectiva participación en una sociedad que se hará cada vez más competitive y exigente en los años por venir. Veremos… 






0 Comments


Be the first to comment!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.