America Latina

abril 17, 2021

“Sicarios” de Nicolás Maduro causan la masacre de Apure

More articles by »
Written by: analisislibre
Etiquetas:

.

.

Wiam Cárdenas Rubio-Vargas
Análisis Libre nternacional – Madrid

.

Maduro ha utilizado las Fuerzas Armadas venezolanas, como “sicarios” en la lucha del Cartel de los Soles contra otros carteles del narcotráfico.

Nicolás Maduro es el mayor capo del narcotráfico mundial, y no ha dudado en utilizar las Fuerzas Armadas venezolanas para dirimir una disputa territorial por las rutas de la droga con los carteles del narcotráfico dirigidos por las fuerzas guerrilleras disidentes de las FARC, en la frontera colombo-venezolana.

Nunca en la historia de nuestras Fuerzas Armadas había ocurrido un hecho más indigno y humillante. Nicolás Maduro, como jefe de estado usurpador, utiliza el ejercito venezolano para mantener el control del tráfico de drogas que sus socios y aliados Iván Márquez y Jesús Santrich, líderes de las FARC-EP y de la nueva Marquetalia, tienen en el Alto Apure venezolano, lo que les genera a todos millonarios beneficios.

Estos grupos irregulares, que a partir del año 2.000 fueron recibidos como aliados de Hugo Chávez ocupando zonas del territorio venezolano como aliviadero, han entrado en conflicto con otro grupo de las FARC comandado por el todopoderoso narco guerrillero Gentil Duarte, quien controla buena parte del mercado de la cocaína en la zona, pero que se ha desmarcado de Márquez y Santrich desde que éstos participaron en el proceso de paz en La Habana.

Gentil Duarte utiliza como argumento que la Nueva Marquetalia ha traicionado los objetivos fundacionales de las FARC, pero en realidad lo que está en juego es el control del narcotráfico en la región.

Pablo Escobar Gaviria, el otrora capo del narcotráfico, contó en su época con 3.000 sicarios, con los cuales llegó a poner en jaque al gobierno colombiano. En el caso venezolano es el propio jefe del estado el que cuenta con las Fuerzas Armadas para utilizarlos como “sicarios” a fin de brindar protección a sus socios.

Maduro no duda en utilizar nuestra Aviación, la Infantería de Marina y el Ejército para, una vez más, sembrar el terror en la población venezolana, que termina siendo la víctima inmediata y directa de esta disputa entre carteles de la droga.

Se producen ataques a la población civil, bombardeos, detenciones ilegales, saqueos, asesinatos y más de 5.000 venezolanos tuvieron que salir huyendo a territorio colombiano, crímenes de lesa humanidad en los que además intervienen las FAES, las fuerza de exterminio de Maduro, para dejar un rastro de sangre y dolor, torpemente simulados como falsos positivos, como ocurrió en la población de La Victoria, con cuatro miembros de una misma familia a los que sembraron armas y vistieron con prendas de guerrilleros, después de haberlos ejecutado extrajudicialmente.

Esta es la guerra de Nicolás Maduro contra los venezolanos, a quienes desprecia y somete a ataques sistemáticos y generalizados contra la población civil, en los que utiliza todas las armas y fuerzas a su disposición, tanto regulares como irregulares.

Así lo hizo en las calles de las ciudades venezolanas cuando atacó a los opositores que se manifestaban; o contra las comunidades que perturban la explotación de las minas en manos de militares que han desplazados a mineros e indígenas; o como en este caso, contra antiguos aliados de las FARC, que ahora le disputan y amenazan el control de sus rutas del narcotráfico.

Esta última indigna y vergonzosa actuación de las FAN ha sido rechazada por algunos efectivos militares, quienes se han negado a cumplir las órdenes ilícitas, por lo que son perseguidos y encarcelados.  Mientras, el “sicario” de mayor rango, el ministro de la Defensa Wladimir Padrino López, utiliza el argumento de la defensa de la soberanía nacional, para tratar de justificar su criminal proceder.

Ante la renuencia de miembros de las Fuerzas Armadas de cumplir este sucio trabajo, Maduro ha anunciado que enviará a la zona a Las Milicias Bolivarianas, fuerzas mal equipadas y peor entrenadas.

Walter Márquez, el ex diputado venezolano, defensor de los derechos humanos y  Director General del Comité Internacional Contra la Impunidad de los Crímenes  cometidos en Venezuela (CICIVEN), se ha trasladado de forma audaz hasta el lugar de los hechos en la frontera colombo venezolana, donde se ha producido la Masacre de la Victoria, para entrevistarse con familiares de las víctimas y medir el alcance de este nuevo ataque de Nicolás Maduro y sus “sicarios” contra la población civil venezolana. Walter Márquez ya vivió experiencias similares, pues fue quien impulsó la investigación de la conocida como Masacre del Amparo del año 1988. Y fueron su constancia y vehemencia las que permitieron que dichos crímenes fueran investigados internacionalmente.

Con la Masacre de la Victoria no será diferente y CICIVEN acompañará al valiente parlamentario venezolano en la formulación de su denuncia.

 

 

 






One Comment


  1. Anónimo

    Bravoooooooo, estupendo análisis



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.